Evita cansarte de tu trabajo.



A veces nos creemos que podemos todo y no tenemos tiempo ni de respirar. Sin darnos cuenta tenemos trabajo hasta el cuello y cuando queremos parar, no podemos. Evita llegar a esta situación o aprende a salir de ella.

Acabamos agotadas, insatisfechas con lo que hacemos, sin ánimo ni rastro de alegría, hay que evitarlo. Toma en cuenta estas sencillas claves y recuperarás la alegría y las fuerzas que buscabas.

  • Descansa : Si todos los días acabas cansada y agotada, algo estás haciendo mal. Reinventa tu tiempo, tus tareas… y distribúyelo de modo que tengas algún descanso en mitad de la jornada.
  • Fuera tensiones: Si cada reunión, presentación, discusión laboral… te tensiona y cada día a tensión crece tanto que te empieza a dar “pánico” abrir el correo o llegar a la sala de reuniones… sigues haciendo algo mal. El trabajo es trabajo y, lo hecho, hecho está.
  • Nunca ir contra tus principios: No hay trabajo, ni puesto, ni dinero que pueda pagar la insatisfacción de saber que estás yendo en contra de tus principios. No todo el mundo tiene un precio.
  • Recupera tu alegría: Si no sabes dónde has dejado tu sentido del humor y ya nada te ilusiona… empieza a recuperarlo. Tómate las cosas de otro modo y mira dentro de ti, la alegría está dentro de nosotros mismos y en la forma de focalizar nuestra vida.
  • Cree en ti: sé consciente de tus valores y fortalezas. Toma con naturalidad tus fracasos, aprende de tus errores, reconoce tus limitaciones humanas.

Add a Comment