Extensiones de cabello para el día de tu boda.


En el look de la novia todo está medido al detalle. Si en tu mente ves un peinado determinado, tienes que conseguirlo, aunque te falte largo de melena o no tengas demasiado volumen. Con unas extensiones puedes obrar el milagro, eso sí, ¿compensa ponérselas?

A veces los preparativos para la boda se centran tanto en el “día D” que no nos damos cuenta que hay vida después del acontecimiento en sí. Con esto quiero decir que, por ejemplo, hay que pensar que muchas veces la Luna de Miel transcurre en exóticos destinos o frenéticas ciudades donde probablemente no encuentres tiempo para, tranquilamente, hidratarlas y desenredarlas. Además, en zonas tropicales la humedad y el calor pueden amargarte el viaje por culpa de unas extensiones que son prácticamente rastas.

Ventajas de las extensiones para la novia

Aportan volumen extra si quieres hacer un recogido especial, por ejemplo, un top knot o una trenza romántica. Te permiten lucir melenón en un día especial. Si te gusta el pelo ondulado, suponen un plus importante para la cascada de rizos que, de otra forma, puede verse pobre.

Inconvenientes

Son caras, exigen unos cuidados posteriores para mantenerlas bien y hay que ponérselas en un sitio bueno para asegurarse que es el tono adecuado y que están sujetas perfectamente. Una gran alterntiva a las extensiones fijas son los postizos hair-do. En una sola pieza y con el sistema Clip-In, tú misma las puedes poner y quitar y que queden perfectas de forma invisible. Además, gracias a unos tonos especialmente naturales, armonizan perfectamente con el propio cabello. Puedes conseguir rizos o melena lisa, capas, volumen… de una sola vez. ¿Te atreves?

Add a Comment