Fangoterapia


La fangoterapia es un tratamiento cuyo principal componente es el barro o la arcilla; dos elementos llenos de multitud de sales minerales esenciales para tu organismo. Son muchos los profesionales que han asegurado que esta terapia constituye un gran beneficio para las personas, consiguiendo estimular las funciones naturales del cuerpo. Sus propiedades son capaces de refrescar, purificar, absorber y cicatrizar la piel.

El barro es capaz de absorber toxinas y de combatir los problemas de envejecimiento y de celulitis. Es recomendado para tratamientos de flacidez, arrugas o estrías. En cuanto a la los problemas de flacidez o celulitis, hay que dejar claro que el fango no es un remedio definitivo. Normalmente, es conveniente seguir una dieta equilibrada que contenga verduras, frutas y una buena cantidad de agua (por lo menos dos litros). Limpia el cutis y el cabello de impurezas y grasas acumuladas, generando unos resultados satisfactorios.

Entre otros de sus beneficios, cabe destacar que es un buen remedio contra el acné y las dolencias de órganos internos. La arcilla puede disimular los granitos y aclarar las manchas oscuras que puedan aparecer en el rostro causadas por el sol. Así, actúa como tonificante y suavizante de pieles descuidadas. Al esparcir el fango por todo el cuerpo, rostro o cabello, se recupera la salud y luminosidad a la piel. Un baño en fango se tiene que aplicar cada tres meses aproximadamente, para que las células muertas vayan desapareciendo poco a poco, y la piel quede limpia y tersa. Piensa que cada piel es diferente. Con la fangoterapia conseguirás una transformación sana y vital de tu cuerpo; el exfoliante natural que acaba con nuestras células muertas.

One Response

Add a Comment