Feromonas ¿Un Mito?


Poco o nada se ha comprobado de su efecto sobre la atracción. Para que tu guapo nuevo vecino voltee a verte, no necesitas caminar por el pasillo oliendo a ese perfume con feromonas sintéticas que acabas de comprar; es más fácil que te funcione una mirada coqueta que esa “fragancia” que viste anunciada en la TV, pues hasta este momento no hay resultados científicos concluyentes respecto ala influencia de estas sustancias en el proceso de atracción entre seres humanos.

Las feromonas son sustancias químicas que secretan insectos y ciertos mamíferos para producir una respuesta sexual programada en otro de su misma especie. Además, actúan como mensajeras ante una situación de alerta. La mercadotecnia ha trasladado este fenómeno a hombres y mujeres, el aroma que despide alguien puede tener influencia para atraer una posible pareja pero no hay ninguna investigación científica que avale esta afirmación.

LA INFLUENCIA DE LOS AROMAS

Sin duda los aromas son parte de la “química” entre dos personas, pero no determinantes. No todos los olores te desagradan, aunque tampoco todos te gustan, pero lo que es un hecho es que te vas a acercar a alguien con el que sientas empatía olfativa.

En el proceso de atracción y química hay que enfocarnos en lo verdaderamente importante y no en trucos publicitarios.

Fíjate bien en:

  • Mensajes corporales. Tu mirada; la forma de dirigirte a las personas; cómo te paras; cómo caminas; cómo mueves las manos, el pelo, etc.
  • Rasgos físicos. Cada uno tiene ciertas predilecciones, de acuerdo con su experiencia e historia de vida, así que las personas que cumplan con tus estándares, serán las primeras que vas a detectar; luego a las demás.
  • Actitudes, empatía intelectual y cognitiva. Esto se va añadiendo a la “cesta de emociones” una vez que ya existió un primer acercamiento.

Así te haces atractiva para los otros. Otra clave es estar pendientes y receptivos a los mensajes que te mandan y tener la disponibilidad y apertura para recibirlos.

Add a Comment