Fuegos labiales, curálos.


fuego-labial.jpg De pronto un día amanece y observas tu boca que pareciera estar un poco hinchada, sientes comezón y ardor, como si tuvieras fuego sobre los labios, y ahí está ese pequeño intruso, conocido como fuego labial ( o fogazo), un invasor de tu piel que con su presencia te provoca dolor, además de una apariencia antiestética y por si fuera poco es muy contagioso.

El herpes labial, comúnmente conocido como fuego labial es una infección causada por el virus del mismo nombre y que afecta a millones de personas.

Se les conocen como fuegos labiales porque producen una sensación de ardor (quemante) en el sitio de aparición, combinada con prurito (comezón). También existe dolor en la piel sana antes de la aparición de las lesiones.

Los primeros síntomas que se presentan son comezón, ardor y hormigueo en la piel de los labios o cerca de la boca, misma que luego se inflama y tiende a enrojecer, para después formar vesículas llenas de un líquido claro, en algunos casos estas vesículas se rompen dejando costras que no generan cicatriz.

Cabe señalar que el virus no respeta sexo ni edad y se transmite muy fácilmente de una persona a otra por contacto directo con las lesiones, así como a través de objetos contaminados como los que se utilizan para comer y beber. Los cambios de temperatura como los que sufrimos con climas cambiantes por ejemplo frío en la mañana, calor en la tarde, viento en la tarde, desencadenan este trastorno con más frecuencia, además que la boca es una zona que se reseca con facilidad y el virus la hace “su presa” debido a la piel delicada que la protege. Cuando no se atiende a tiempo, el fuego labial tarda mucho en desaparecer, por ello los especialistas recomiendan utilizar un medicamento antiviral en crema.

En el mercado puedes encontrar productos que por su seguridad no requieren receta médica, afortunadamente su aplicación reduce las molestias en forma significativa, y puede evitar la aparición de las vesículas si se inicia su utilización cuando se presentan los primeros síntomas.

Hay que recalcar que es importante acudir con el experto de la piel y las mucosas (el dermatólogo) cuando se presentan en forma recurrente, es decir, más de dos veces por año; cuando aparecen en dos o más sitios al mismo tiempo, cuando la localización es genital o cuando ocurre en varios miembros de la familia.

Debido a que el virus se multiplica muy rápido, si no se aplica la crema a tiempo, es probable que la infección pueda crecer originando más vesículas y extendiéndose a otras zonas. Por lo anterior, es muy importante que el medicamento se use de forma correcta y por el tiempo indicado para atacar eficazmente al fuego labial, lo cual implica tomar en cuenta los siguientes pasos:

• Lávate las manos antes y después de aplicar la crema

• A partir de los primero síntomas, aplica una pequeña cantidad en la zona afectada con la ayuda de un hisopo

• Masajea suavemente el fuego con el hisopo hasta que la piel absorba la crema

• Evita dejar una plasta de crema sobre la lesión, con una pequeña porción es suficiente

• Continúa la aplicación del medicamento cinco veces al día, por lo menos durante cinco o siete días y notarás los resultados

Por último, es importante no utilizar remedios caseros pues sólo agravan el problema y no provocan ningún beneficio, así que evita colocar sobre la lesión hielo, pasta de dientes o cualquier otra sustancia que no sea un medicamento como el que ya te sugerimos.

37 Comments

Add a Comment