Granitos inoportunos


Hasta las mujeres de piel seca reciben ocasionalmente la poco agradable visita de algún que otro grano, especialmente unos días antes de la menstruación o en épocas de estrés. En este caso, no conviene tratar la piel como si fuera grasa, sino concentrarse directamente en la espinilla.

Lo más importante es algo que todas sabemos: ¡prohibido tocar! Si no puedes resistir la tentación de acabar con su granito por las malas, asegúrate al menos de tener las manos muy limpias, lavadas con agua y jabón, y pasar después un bastoncito empapado en alguna solución desinfectante.

En el mercado existen cada vez más productos creados específicamente para esos granos, como los geles anti impurezas que se aplican sólo en la zona afectada, o bien los parches, que, como diminutos esparadrapos, se ponen sobre el grano, dejándolos actuar por la noche, para así reducir la rojez e inflamación y acelerar el tiempo de secado.

4 Comments

Add a Comment