Guerra contra los kilos de más.


copiarimagen

  • Si como base de tu dieta incorporas alimentos con gran contenido en agua, como las frutas y las verduras frescas y los hidratos de carbono de liberación lenta (fibra en los cereales, lentejas, judías y verduras frescas) irás progresivamente perdiendo peso. Si, además, evitas los hidratos de carbono de liberación rápida (dulces, miel, productos lácteos), todavía mejor.
  • Los refrescos azucarados, el alcohol, los alimentos preparados y la bollería industrial son auténticas bombas calóricas que conviene evitar si quieres perder peso.
  • Procura dividir la ingesta diaria en cinco comidas, con un desayuno consistente, un almuerzo medio y una cena muy ligera, con un tentempié suave (una pieza de fruta o un yogur desnatado) a media mañana y a media tarde.
  • Olvídate de los fritos, y opta por hacer los alimentos a la plancha y al vapor. También puedes recurrir a otro recurso que, además, te permitirá ahorrar aceite en la sartén: usa un pincel para extenderlo y así conseguirás sólo una capa muy, muy fina.

One Response

Add a Comment