Hábitos saludables en tu vida


Aunque se considera un momento de cambios y posibles desequilibrios (es una época en que aumentan las depresiones), si se vive plenamente seremos capaces de favorecer el reajuste corporal y mental. Dar largos paseos al aire libre para no perder el contacto con la naturaleza; realizar respiraciones profundas y energéticas; así como encontrar momentos que nos permitan disftutar de lo que nos gusta … son algunas de las actividades con las que contribuiremos a ello.

SÉ MÁS OPTIMISTA

Lo que pensamos, sentimos y creemos influye en el funcionamiento de todo el cuerpo. Es más, se ha comprobado cómo una actitud positiva influye en el estado de las defensas e incluso permite recuperaciones más rápidas en los enfermos. Por lo tanto, es aconsejable intentar que los pensamientos alegres y positivos, los anhelos y las esperanzas llenen nuestra mente. Esta es una buena manera de aparcar la melancolía propia de la estación otoñal.

RELÁJATE

Tras el descanso veraniego el estrés ha vuelto a invadir nuestra vida. Para evitar que nos afecte es aconsejable procurar no abarcar demasiadas cosas y animarse a practicar alguna técnica de relajación como el yoga, meditación … Producen beneficiosos cambios como disminuir la frecuencia cardiaca, la presión sanguínea y el ritmo respiratorio. A su vez se relajan los músculos, se aquieta la mente y se activan los órganos.

APÚNTATE AL EJERCICIO

El cuerpo se fortalece, funciona mejor y tiene mayor resistencia gracias a la práctica de ejercicio físico. Además, mejora el humor, la autoestima y la capacidad de enfrentarnos al estrés, tres beneficios muy necesarios en esta época del año. Eso sí, lo ideal es escoger un deporte que nos guste de verdad y practicarlo de forma moderada una media hora tres veces a la semana. Pasear, por ejemplo, es una actividad aeróbica muy saludable y al alcance de todos. Aprovecha el buen tiempo que todavía nos acompaña y camina un rato cada día.

SIENTE TU RESPIRACIÓN

La respiración es una de las fuentes de energía más importantes que existen. Por eso, si es profunda y relajada, puede eliminar mucho más que toxinas, pues ayuda a liberar el estrés que sobrecarga el cuerpo de tensiones. Para realizarla correctamente puedes sentarte en una silla y colocar las manos sobre el vientre de modo que se toquen las yemas de los dedos. Inspira hasta llenar los pulmones, dejando que se hinche el estómago y veras cómo tus dedos tienden a separarse. Ahora exhala, vaciando primero la parte superior de los pulmones. Luego contrae el estómago y expulsa todo el aire. Repítelo varias veces.

DISFRUTA DEL AIRE LIBRE

Los días empiezan a ser más frescos pero todavía la temperatura es agradable. Por tanto, es un buen momento para darnos unos baños de sol y aire, pues estimulan nuestras defensas y nos llenan de ánimo. Salir al campo, la montaña, respirar la brisa marina … son opciones saludables, pero como a veces no podemos escaparnos a la naturaleza tanto como quisiéramos, podemos, al menos, intentar que nuestra casa esté bien ventilada y evitar vivir en un ambiente cargado de humo y polvo.

DUERME LO SUFICIENTE

Es importante que encuentres momentos de reposo para permitir al organismo adaptarse al nuevo ciclo o, como mínimo, no derrochar fuerzas. Asimismo, descansar bien es imprescindible para gozar de un buen estado físico y mental. La acción de dormir resultará más reparadora si seguimos horarios regulares de sueño, evitamos las sustancias excitantes a partir de las cuatro de la tarde (café, refresco de cola … ), el dormitorio está aislado de ruidos y luces y aparcamos las preocupaciones.

DATE UN BAÑO TEMPLADO

Una vez a la semana, antes de irte a la cama, sumérgete en un baño caliente con 40 o 50 gotas de aceite esencial de lavanda y azahar (de acción relajante y descongestionante), durante unos quince minutos. En los primeros minutos dentro del agua prueba dejar la mente en blanco y descansar. Después puedes aprovechar para relajarte o bien realizarte un automasaje corporal con un guante de crin. Esta práctica te permitirá reorganizar tu energía y favorecer el buen sueño y descanso nocturno.

REGÁLATE UNA SAUNA

Además de ser una manera excelente de eliminar toxinas, el cambio repentino de frío a calor que se produce en la sauna fortalece los vasos sanguíneos, irriga los tejidos, elimina los residuos y estimula la renovación celular. Con todo ello, lo que se consigue es que la piel se vuelva más suave y firme, y los músculos se tonifiquen y relajen. Si nunca lo has probado, es momento de hacerlo y si ya la conoces, vuelve a disfrutar de su virtudes. Al salir, eso sí, no olvides hidratar tu cuerpo con aceite o leche corporal de almendras, por ejemplo.

SIGUE APRENDIENDO

Aprovechar el inicio del curso escolar para saciar también nuestras ganas de aprender cosas nuevas o retomar aquéllas que tuvimos que aparcar es muy recomendable. Se trata de no perder las ganas por seguir aprendiendo: un idioma, fotograna, cerámica, teatro … Las posibilidades son muchas y siempre suponen un estimulante reto para la inteligencia y la voluntad.

TOMA BAÑOS DE SOL

Aprovecha los días más templados del otoño para exponer tu rostro, brazos y cuello al sol. Bastan 15 minutos para sentirnos más animados y reducir el estrés, ya que el astro rey aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor que aumenta la sensación de bienestar. Además, al calentarse bajo el sol, nuestro cuerpo estará recibiendo la dosis de vitamina D necesaria para favorecer la absorción del calcio y, por lo tanto, para mantener los huesos en buen estado.

PASEA POR EL BOSQUE

El otoño es el mejor momento para el bosque y los amantes de las caminatas gozan como nunca en esta época. La temperatura es ideal, el aroma es intenso e invita a respirar profundamente, las puestas de sol son incomparables … Además de contribuir a alejar la melancolía que suele acompañar la estación, puedes aprovechar para recolectar castañas, bellotas y setas de la tierra húmeda, o para recoger los deliciosos frutos (madroños, escaramujos, frambuesas, zarzamoras … ) que cuelgan de los arbustos. Si tienes niños, es una buena manera de transmitirles el amor por la naruraleza de una manera divertida y saludable.

Add a Comment