Haz que tu hijo le diga adios al pañal.


Tu hijo se hace mayor y ha llegado el momento de quitarle el pañal. Te enfrentas a uno de los momentos más importantes de su crecimiento pero las dudas te asaltan y te preguntas una y otra vez cómo hacerlo. Es más sencillo de lo que parece, sigue los siguientes consejos y tendrás éxito en una de las etapas más estresantes de las madres primerizas.

  • ¿A qué edad lo intento?
    Al año y medio conviene empezar a familiarizar al niño con el orinal, el retrete y la sensación de humedad, quitándole el pañal a ratos y sentándole en el trono unos minutos. Felicítale si hace sus necesidades.
  • ¿Orinal o adaptador?
    Si prefiere el retrete, cómprale un adaptador. En el mercado existen modelos muy confortables.
    El orinal debe resultarle cómodo. Déjalo siempre en el cuarto de baño para que se acostumbre a ese lugar.
    No tires de la cadena inmediatamente: le gustará ver el regalo que ha dejado.
  • Quitarle el pañal durante el día.
    El momento perfecto es a partir de los 2 años. Explícale que sólo lo va a llevar durante la siesta y de noche, y recuérdale que te avise si quiere ir al cuarto de baño. Para que todo sea más fácil para ambos, vístele con ropa cómoda.
  • ¿Cuándo se lo quito de noche?
    Entre los 15 y 30 días posteriores a habérselo retirado de día. Dale cierto margen porque todavía mojará la cama de vez en cuando. Procura que haga pis justo antes de irse a dormir, y deja una luz encendida por si tiene que levantarse de noche.

Add a Comment