Hipotiroidismo y ejercicio.


recorte.jpg Uno de los grandes temores de una mujer es padecer problemas de la tiroides y se debe a que es una glándula que controla la velocidad de las funciones químicas del cuerpo. Cuando se presenta la deficiencia, se le denomina hipotiroidismo, que consiste en que el organismo produce una reducida cantidad de hormonas tiroideas.

En los últimos años, el diagnóstico de enfermedades asociadas a la tiroides se ha convertido en un tema recurrente en muchas consultas médicas. Los expertos coinciden en que una de las principales causas es el consumo excesivo de yodo.

La tiroides es una pequeña glándula ubicada en el cuello, que de tamaño, no supera los cinco centímetros de diámetro, que apenas se puede sentir, pero que cuando se agranda, puede palparse fácilmente como una protuberancia prominente. Al aumento del volumen de la glándula tiroides se le llama bocio.

Las hormonas tiroides tienen dos efectos sobre el metabolismo: estimulan a casi todos los tejidos del cuerpo a producir proteínas y aumentan la cantidad de oxígeno que las células utilizan. Es decir, sin estas hormonas, no hay un adecuado desarrollo ni funcionamiento del cuerpo.

Para producir hormonas tiroideas, la glándula necesita yodo, un elemento que con tiene los alimentos y el agua y que, cuando escasea en la naturaleza, puede suplirse a través de medidas como la yodación de la sal. Sin embargo, aunque no está completamente comprobado, no se descarta la posibilidad de que el exceso de yodo en un régimen alimentario provoque enfermedades tiroideas autoinmunes.

En el hipertiroidismo, de manera general, las funciones del cuerpo se aceleran, produciéndose nerviosismo e irritabilidad, además de sensación de calor, temblor en las manos, palpitaciones, baja de peso y en algunas ocasiones, la salida anormal de los glóbos oculares.

En contraste, en el hipotiroidismo los síntomas son sutiles y graduales y pueden ser confundidos por una depresión, fatiga, apatía, pérdida de la memoria, sensación de frío, sequedad de la piel, enrojecimiento de la voz y una tendencia a subir de peso.

Entre la posibilidad de desarrollar este tipo de enfermedades está considerado el rol inmunorregulador de los estrógenos, que aumentan la reactividad del sistema inmune. Las implicaciones de cualquier trastorno de la glándula tiroides son variadas. Una de ellas puede ser la falta de hormona tiroidea (muy vinculada al hipotiroidismo), que puede desencadenar alteraciones cardiovasculares como la disminución de la capacidad de contracción y bombeo de sangre de la fibra muscular cardiaca.

Las hormonas tiroideas también afectan al cerebro, aunque aún no se conocen los mecanismos por los cuales el funcionamiento tiroideo influiría en el estado de ánimo. Es importante que consideres el papel fundamental de la tiroides, ya que estas hormonas son esenciales para la función de cualquier célula del organismo.

Ayudan a regular el crecimiento y desarrollo, la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la temperatura corporal y la tasa metabólica del cuerpo, es decir, la velocidad con la que la comida se convierte en energía.

El hipotiroidismo se puede tratar con éxito y de no hacerlo, acarrea enfermedades graves del corazón, así como una enfermedad que se llama coma mixedematoso, que suele desencadenarse por estrés, enfermedades concomitantes o cirugía en un hipotiroideo severo previo y hay que tratar hospitalariamente con hormonas tiroideas intravenosas.

Pero para no llegar a una situación grave, lo mejor es consultar con un médico, el cual seguramente recetará fármacos antitiroideos.

42 Comments

Add a Comment