Implante de placenta


Aún cuando en Europa se lleva a cabo desde los años 40’s, hasta hace poco tiempo se ha venido desarrollando en clínicas en nuestro país. Es un procedimiento médico que se originó en Francia con el doctor Alain Expósito, apoyado en los estudios del oftalmólogo soviético Vladimir Petrovich Filatov, quien fue pionero en transplantes de córnea, utilizando células de placenta humana inyectadas en el saco conjuntival para facilitar estas cirugías.

Cómo se obtiene

La placenta es de donadoras jóvenes que han sido monitoreadas en su embarazo, para tener la seguridad de que no han sufrido ninguna patología, el parto es vía cesárea para evitar contaminación por la vía vaginal.

El tejido se somete a múltiples procedimientos de conservación y se esteriliza con rayos gama, lo que garantiza que la placenta esté libre de infecciones.

Su aplicación

El procedimiento para colocarla en el cuerpo humano es de pocos minutos. Primero se efectúa una anestesia local para realizar una incisión de un centímetro a ambos lados de la línea media en la región suprapúbica. La placenta viene en un fragmento sólido y seco, que se deja en una especie de túnel de 4 a 5 cm. de largo, que se cierra en forma posterior con un punto de sutura y se cubre con un parche adhesivo. Al término del proceso el paciente reanuda sus actividades normales y a la siguiente semana se le quitan los puntos de sutura.

Cómo trabaja

La placenta efectúa un beneficio lento y prolongado, de aproximadamente un año y logra un equilibrio en el sistema neuro-vegetativo y un aumento en el flujo sanguíneo, lo que da una mejor nutrición celular. Se disminuye el insomnio, el agotamiento, el síndrome menopáusico, las alergias, el envejecimiento y se incrementa la libido. Es eficaz en casos de estrés, depresión y en enfermedades crónico-degenerativas. En el terreno estético beneficia la calidad de la epidermis, al darle mayor elasticidad.

4 Comments

Add a Comment