La dieta del bocadillo.


¿Te imaginas perder esos kilos que te sobran sin renunciar a lo que más te gusta? La dieta del bocadillo, es perfecta para tí si te resistes a privarte del pan en tu dieta, comes y cenas fuera de casa o tienes poco tiempo. ¿Quieres saber cómo funciona?

La dieta consiste en comer todo tipo de alimentos pero eso sí, te enseña a comer con menos grasa de lo que estás acostumbrada a diario, para que de esta forma, tu cuerpo use la suya propia. Uno de los alimentos que más se come es el pan que tanto te gusta pero siempre combinándolo con alimentos sin grasas ni aceites añadidos.

Puedes tomar hasta siete bocadillos a la semana. La idea es incluir trozos de pan en una dieta personalizada pensada sólo para tí.

Si no eres de comer bocadillos puede que no sea para tí para adelgazar pero sólo se trata de una forma de comer fácil y rápida que no te engorde al menos dos veces a la semana. Puedes cenar con pan y su medida –la cantidad de pan-, dependerá de tu IMC entre otros factores- para elegir (integral, normal, con cereales…), con jamón, atún natural…

No te privarás de alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, pasta, legumbres), proteínas (carnes magras, pescado, marisco), frutas y verduras… porque tiene todo lo necesario para perder esos kilos que te sobran sin renunciar a tu salud ni a caprichos como el pan, la pasta, el arroz. Otros alimentos permitidos son la lechuga, cebolla, tomate, zanahoria, pepino, espárragos, puerro, endibias, champiñones, pimientos, limón, sal, vinagres, especias, condimentos, ajos, perejil, bebidas light (no zumos), caramelos y chicles sin azúcar, infusiones, café, edulcorantes y todo tipo de frutas.

¿Cuantos kilos perderas?
De tres a cuatro kilos al mes.

¿Qué alimentos están prohibidos?

Grasas, aceites, fritos, rebozados, azúcar, frutos secos, bollos, embutidos, prohibidos los rebozados, empanados y grasas en general. Ni siquiera para evitar que los alimentos que haces a la plancha se peguen, opta por cocinar los alimentos en el microondas, el tostador, al papillote, al horno… pero con aceite ¡nunca!

Add a Comment