Las manchas de la piel.


Los motivos por los que las tienes son variados, aunque todas y cada una aparecen por culpa del sol. Si estás en esa gran mayoría que sufre algún tipo de mancha y no quieres, por ello, tener que ocultar tu piel, sigue nuestros consejos y encuentra el tratamiento que acabe con tus manchas de una vez por todas.

Ya sabes que para defenderse de los radicales libres producidos por la radiación solar la piel se pigmenta, se colorea. Esto da lugar al bronceado… y a las manchas. Porque cuando esta hiperproducción de melanina se hace de forma desordenada, puede haber un exceso en algunas zonas y un reparto irregular. Las manchas en la piel constituyen uno de los problemas estéticos que más preocupa a las mujeres; afectan a una mujer de cada tres. De difícil solución, aunque no imposible, es muy importante determinar su origen para saber qué tratamiento conviene más. Lo primero que hay que hacer es ir al dermatólogo, que establecerá si su origen es un aumento de las células (melanocitos) o un aumento de la melanina (pigmento)… En el primer caso, estaríamos hablando de un lunar -benigno- o de un melanoma -maligno-. Pero, una vez descartadas estas dos opciones, estaríamos hablando de manchas sin ningún tipo de riesgo cuyo problema es, sobre todo, estético. Dentro de este grupo, también existen dos tipos de manchas, determinadas por la causa que las hizo aparecer. Las provocadas por fotoenvejecimiento, es decir, por culpa del sol (llamadas léntigos) y aquellas que tienen un origen hormonal y congénito (llamadas melasmas).

¿Cuál será la tuya? Es fácil distinguirlas, atenta:

Las manchas hormonales o melasmas

¿Dónde salen? Normalmente en la frente, labio superior, mentón, mejillas… distribuidas de manera simétrica.
¿Cómo son? De bordes irregulares y color oscuro que varía de intensidad.
¿Por qué salen? Su origen son los cambios hormonales como embarazos, píldora anticonceptiva, etc. y/o la predisposición genética aunque, como en toda mancha, su aparición está estimulada por la exposición a las radiaciones UV, por lo que se hacen más evidentes en verano y se aclara en invierno.
¿A quién salen? A mujeres morenas con la piel mate (fototipos III y IV) con mayor frecuencia durante el embarazo y durante la toma de anticonceptivos orales. Claramente relacionada con la estimulación hormonal y, particularmente, con la presencia de estrógenos, en todo caso, aparece debido a la exposición solar.

Las manchas solares o léntigos

¿Dónde salen? Solos o en grupos de tres o cuatro, sobre todo en las zonas de la piel expuestas al sol: rostro, manos, brazos, hombros, piernas, espalda, etc.
¿Cómo son? Tienen forma redondeada u ovalada y al principio tienen un color beige pálido, con tendencia a oscurecerse con los años.
¿Por qué salen? Por la exposición solar reiterada a lo largo de los años.
¿A quién salen? Son más frecuentes en los fototipos claros (rubios o pelirrojos). Los primeros léntigos surgen alrededor de los cincuenta años, incluso antes en las personas que pasan mucho tiempo al aire libre o que se exponen repetidamente al sol.

3 Comments

Add a Comment