Limpieza de cutis para novia


Ninguna novia quiere dejar al azar su imagen, comenzando por el estado de su piel. Todas queremos un aspecto de buena cara y una expresión que irradie luz. En prácticamente todos los planes de belleza de las novias está la limpieza de cutis; ahora bien, ¿cuándo es mejor hacerla? Si no la planeas adecuadamente, puede ser peor el remedio que la enfermedad. Entérate por qué.

No te quedes en la simple limpieza… Pregunta en tu centro de estética y pide un tratamiento adecuado a tu tipo de piel para que, además de sin puntos negros ni exceso de células muertas, tu piel gane en luminosidad, juventud, suavidad…

Si esta historia te suena, que sepas que no eres la primera novia ni la última que duda sobre la conveniencia o no de hacerse una limpieza de cutis pre-boda. Nadie puede decir que sea malo limpiar la piel, pero en ocasiones la exfoliación y extracción de puntos negros puede llegar a ser demasiado agresiva para según qué pieles. En términos generales, no se aconseja hacerla antes de una semana previa a la boda porque la piel puede estar unos cuantos días irritada o sufrir un efecto rebote en las glándulas cebáceas.

Aunque nadie duda que una piel con granitos debe limpiarse adecuadamente, muchas no saben que es el tipo de piel con el que más “delicada” hay que ser. Una irritación por manipular demasiado los poros o la aplicación de un tónico con alcohol, por ejemplo, pueden bastar para desencadenar un brote de granitos que es lo último que quieres en un día tan importante. Por otro lado, ya sabes que la limpieza en ocasiones puede traducirse en miniheriditas o señales que necesitarán un tiempo para cicatrizar, así que si tu piel es sensible o reactiva, tómatelo con más tiempo que nadie.

Quince días podría ser una buena opción. En todo caso, ten en cuenta que aquí las normas las dicta la profesional. Ponte en sus manos con antelación suficiente y déjate aconsejar. Tantos preparativos con tu imagen no pueden verse arruinados por una limpieza a destiempo.

One Response

Add a Comment