Limpieza profunda.


  • Cada ves que utilices una crema lava perfectamente el área donde vas a esparcirla, pues de lo contrario perderá casi  el 50% de su efectividad y con ello será imposible la penetración de los principios activos de cualquier producto hidratante, nutritivo o antiarrugas.
  • No olvides auxiliarte de un buen artículo que limpie la piel a profundidad, como un jabón dermatológico, una crema o algún otro líquido que elimine las impurezas.
  • Para empezar, retira  cuidadosamente el maquillaje todas las noches y exfolia, al menos una vez por semana las áreas que más se ensucian: nariz, frente y barbilla. Lo anterior es indispensable para evitar que el emoliente aporte un brillo extra en el rostro.

Add a Comment