Los beneficios de tener una mascota en casa


Un perro, un hámster, peces de colores, un tortuga, un periquito… ¿Qué niño no ha pedido alguna vez a sus padres una mascota? Introducir un nuevo y ‘peludo’ miembro en la familia es una gran decisión, que conlleva grandes dosis de responsabilidad, y que no debe tomarse a la ligera: el presupuesto, las ganas de cuidarlo, el tamaño de nuestro hogar, la cantidad de tiempo libre de la que disponemos… cuentan a la hora de decantarse por una u otra variedad o raza.

Uno de los factores que más influyen en los papás que están planteándose adoptar una mascota es la edad de los ‘peques’ de la casa: aunque es un hecho evidente que tener un animal beneficia a los niños en infinidad de niveles emocionales, cognitivos y sociales, estos beneficios varían sustancialmente dependiendo de la edad. Así, por ejemplo, los bebés y ‘peques’ que empiezan a caminar, disfrutan más de los aspectos sensoriales de los animales: los plumajes de brillantes colores de los pajaros, la suavidad del pelaje de un gato o un perro, el efecto hipnótico de un acuario repleto de peces de colores…

En los niños en edad preescolar, destaca el desarrollo emocional, ya que hay una mayor intensidad en la relación entre ambos, mientras que su sistema inmunológico se ve fortalecido por el contacto con el animal, previniendo de posibles alergias en su vida adulta. Los niños más mayores, por último, aprenden a establecer nuevos hábitos de responsabilidad al ayudar con sus cuidados, y son más propensos a participar en actividades en familia o a incluir nuevas formas de ejercicio al aire libre en su rutina diaria.

Eso sí, a la hora de adoptar a un nuevo amiguito, es importante tener en cuenta cuándo se produce la llegada de éste a la familia: si la mascota estaba con nosotros antes que nuestros hijos, es importante tener en cuenta que el animal puede desarrollar celos, por lo que no está de más cambiar sus hábitos antes de la llegada del bebé o niño. Si el orden de llegada al hogar es el contrario, es vital explicar a los niños que una mascota no es un juguete , y que tiene sus necesidades tales como comer, dormir, descansar y tener su propio espacio.

Add a Comment