Los grandes errores de las dietas


dietas

Te portas bien: tienes el frutero lleno y ni te atreves a mirar el menú de postres pero … ¿por qué los números de la báscula no bajan?. El camino hacia la pérdida de peso está lleno de buenas intenciones y uno que otro tropezón. Identifica los errores más comunes en las dietas y toma nota de estos trucos para que elimines esos kilos extra para siempre.

ERROR 1 : LE TEMES A LOS CARBOHIDRATOS

Los carbohidratos tienen la mala fama de hacerte engordar. Pero cuando los eliminas por completo agotas tus niveles de serotonina, lo que te hace sentir exhausta. La energía de tu cerebro disminuye, estás cansada e irritable.

SOLUCIÓN Come carbohidratos “buenos” como frutas, verduras y granos enteros. Aquellos que tengan mucha fibra, vitaminas y minerales.


ERROR 2: SOBRESTIMAS LA QUEMA DE CALORÍAS DE TU RUTINA DE EJERCICIO

Te bajas de la elíptica después de 45 minutos, pero apenas cruzas la puerta del gimnasio te comes un barrita de granola. Mala idea. Acabas de consumir el doble de las calorías que quemaste.

SOLUCIÓN Aunque esto signifique tener un post-it pegado en tu maleta del gimnasio, recuerda frecuentemente cuántas calorías quemas después de tu workout favorito.

ERROR 3: COMES SANO PERO NO COCINAS TÚ MISMA

Un plato de espinacas puede no ser tan light si está rebosando en mantequilla, como la sirven en los restaurantes. Si tú no preparas tu comida pierdes el control de las calorías que consumes. Y no son sólo esos “extras” como la sal ó el azúcar los que arruinan tu menú; también las porciones. El salmón a la plancha es fabuloso, pero no cuando te estás comiendo la ración de tres personas.

SOLUCIÓN Ponte el delantal y aprende a escoger el menú. Hay aplicaciones para iPhone, como Restaurant Nutrition, que enlistan las opciones más saludables en los restaurantes más populares.

ERROR 4:  NO PLANEAS TUS COMIDA

¡Rápido! ¿Qué hay de comer? Si no tienes idea de lo que vas a consumir durante el día, es probable que lo decidas cuando estés hambrienta o con prisa.

Esto te hará comer lo primero que veas, como una bolsa entera de “papas Light”. No, no y no: es pésimo no estar preparada para luchar contra los antojos matutinos y vespertinos.

SOLUCIÓN Haz un plan de todas tus comidas y snacks. Comer algo ligero y saludable entre comidas -pepinos o queso oaxaca- estabiliza el azúcar en la sangre y mantiene fuerte tu metabolismo. Así evitarás comer de más en tu siguiente comida.

ERROR 5: COMES DEMASIADOS ALIMENTOS DIETÉTICOS

Las barritas bajas en calorías y platillos congelados no son totalmente saludables. Las comidas dietéticas frecuentemente son altas en sodio y azúcar. Aunque sean bajas en calorías pueden activar tus instintos de gula sin control (¿quién no se ha acabado una bolsa gigante de galletas bajas en grasa?). Los platillos congelados son buenos para personas muy ocupadas, pero no enseñan buenos hábitos para cuando la dieta termina y regresas al mundo de comidas caseras y salidas a restaurantes.

SOLUCIÓN Baja tu consumo en este tipo de alimentos. Pueden ser buena alternativa al principio, pero sé inteligente durante la transición a la comida normal cuando la dieta haya terminado.

ERROR 6: TOMAS MUCHO (Y NO PRECISAMENTE AGUA)

¿Pensaste que nos referíamos al alcohol? Te equivocas. Claro, debes de tomar en cuenta las 500 calorías que tiene una margarita, pero también lo que te bebes durante el día. Esta al que ignoremos las calorías que consumimos en las bebidas exóticas a base de café, infusiones azucaradas, refrescos y esos deliciosos smoothies de fruta. Puedes sustituirlos por agua mineral, natural, café ó tés sin azúcar.

Si quieres endulzarlas, hazlo con azúcar natural. Con tan sólo 20 calorías la cucharadita no arruinarás tu dieta.

ERROR 7 : TE DAS UNA SOBREDOSIS DE FRUTA

Si un plátano es bueno para ti, cinco deben ser fantásticos, ¿no? Pues no. Aunque todas las frutas son saludables algunas contienen más azúcar y calorías que otras. Un plátano mediano, por ejemplo, tiene aproximadamente 105 calorías y 27 gramos de carbohidratos.

Otras frutas súper dulces son las cerezas, las uvas y los mangos. Aunque la fruta es nutricionalmente superior a una barra de chocolate, 100 calorías pueden engordarte bastante rápido.

SOLUCIÓN No elimines la fruta, disminuye las porciones. La fruta está llena de fibra y vitaminas, pero si estás tratando de bajar de peso come solamente una o dos porciones al día. Asegúrate de seleccionar las menos dulces del frutero, como moras (especialmente azules) frambuesas, toronja y manzana.

ERROR 8: TE MALPASAS

Ya sea por reducir el número de calorías o porque no tienes tiempo pero pasar varias horas en ayuno hasta sentirte hambrienta es una mala idea. No hay nada peor para tu cuerpo que saltarte comidas. Además, es muy probable que en tu siguiente comida te excedas en las calorías por comer demasiado.

SOLUCIÓN Aliméntate cada cuatro horas. Si llegas a la hora de la comida sin tanta hambre harás elecciones más inteligentes.

ERROR 9: PIENSAS A CORTO PLAZO

Si lo que te importa es verte bien para la reunión del sábado, adelante. Haz una dieta detox a base de jugos y pierde ese par de kilos. Pero los cambios duraderos requieren de aceptar que mantenerte delgada es un proceso para toda la vida. Puedes darte tus antojos, pero necesitas mantener un buen plan de alimentación. La pérdida de peso es 50 por ciento actitud. Si no estás lista para hacer un compromiso de tiempo completo, las probabilidades de éxito a largo plazo son mínimas.

SOLUCIÓN Haz un poco de investigación interior, descubre tus motivaciones para perder peso y mantenlas siempre presentes. Sé paciente; no te convertirás en una persona que come sano de la noche a la mañana. Después de 48 horas de seguir un plan saludable, te sentirás mejor, pero para que se convierta en un hábito espera mínimo dos semanas.

ERROR 10: TE DAS POR VENCIDA CUANDO TE PORTAS MAL

Toda dieta necesita un poco de flexibilidad. El problema es la actitud del todo o nada. Las mujeres no se perdonan sus errores. Es inevitable caer de vez en cuando, nadie sube de peso por una rebanada de pizza o por una barra de chocolate, subes de peso cuando dejas que esos tropiezos se vuelvan rutinas en el día a día

SOLUCIÓN No seas dura contigo misma; una actitud positiva es crucial para mantenerte firme en tu plan. Dale borrón y cuenta nueva y asegúrate de que en tu próxima comida retomes tu plan saludable de alimentación.

Imagen: tenerbuenasalud.com

Add a Comment