Luce Bella y Sana en el Trabajo


trabajadora.jpg

Pasar ocho horas diarias, durante los cinco días que significa una semana laboral, frente a un monitor de computadora, con la sonrisa luminosa de oreja a oreja, siempre amable, de buen humor con clientes, proveedores y demás colaboradores de trabajo, donde además el cabello todo el tiempo esté en su lugar, la piel luzca radiante e hidratada no es una actividad sencilla pero sí fácil de alcanzar.

Atrévete a ser y lucir bella y sana en el trabajo con los siguientes consejos.

  • Limpia tu rostro todos los días, sólo así eliminarás por completo el maquillaje y mantendrás hidratada y joven tu piel. Puedes beber mucha agua y utilizar productos hidratantes después de limpiarla.
  • En el trabajo tu pelo debe tener buen aspecto, es decir, debe estar peinado y limpio. No pruebes con peinados nuevos, es mejor elegir lo que ya sabes que te sienta bien.
  • Sea cuando vas a pedir trabajo o para tu día a día procura que tu maquillaje sea discreto. No abuses de sombras con colores llamativos. Un poco de antiojeras y rimel es suficiente.
  • Para los labios, como necesitas tenerlos hidratados y siempre luminosos, procura hacerte de un tono que puedas usar en todo momento que no los resalte en demasía.
  • No utilices colores intensos en las uñas, éstos son muy llamativos y no refieren tranquilidad, además para eliminarlos cuesta mucho trabajo. Procura utilizar esmaltes enriquecidos con calcio.
  • Si utilizas computadora, coloca la luz de manera que no se refleje en la pantalla. Ésta debe ser mate y no dar reflejos. Procura separar tus ojos de la pantalla unos 60 cm y mirarla ligeramente por debajo.
  • La habitación donde trabajes debe estar bien iluminada, lo ideal es que puedas aprovechar la luz natural. Si no tienes luz natural, consigue que la empresa te compre un buen punto de luz artificial.
  • El aire acondicionado y la calefacción resecan en exceso el ambiente y causan problemas en las vías respiratorias. Con la ayuda de plantas puedes crear un ambiente ventilado.
  • Utiliza una buena silla, de preferencia ergonómica. Si estás sentada y los pies no te llegan al suelo, usa un reposapiés. Evita cruzar las piernas y encorvarte sobre el papel o el teclado.

Add a Comment