Maquillaje: Los polvos.


Existen dos tipos de polvos, el primero, y más apreciado por el sexo femenino, es el que nos ayuda a retirar el brillo y exceso de grasa del rostro. También contribuye a fijar la base y acaba por cubrir cualquier barrito o erupción que nos traiga en jaque.

El otro “polvo” es el rubor o blush, cuya finalidad es colorear nuestras chapitas.

Tipos de polvo:
El más popular es el polvo translúcido, que le dará un acabado mate a tu base y prolongará su duración, lo puedes encontrar como polvo compacto o suelto.
El rubor lo podrás encontrar compacto o suelto, o bien en pequeñas perlitas.
Por último, están los polvos antiácne. Algunos vienen medicados, pero lo importante es que no contienen sustancias ni aceites que provoquen erupciones.

Tips de polvos.

  • Si usas polvo translúcido suelto, deberás aplicarlo con una brocha grande y suave en toda la cara para que selle la base. El exceso de polvo lo puedes retirar con la misma brocha.
  • Si prefieres el compacto, deberás extenderlo con la almohadilla, comenzando siempre desde el centro del rostro hacia afuera, es decir, de la punta de la nariz hacia las orejas. Retira el exceso con un pañuelo desechable.
  • El rubor lo debes aplicar con moderación, empezando por el pómulo hacia la sien y difuminándolo suavemente.

Add a Comment