Masaje con Piedras Calientes


La roca basáltica que se utiliza en este tipo de masaje transmite al organismo energía y calor, con esto se relaja el cuerpo, se elimina la tensión, fluye la energía, y se ilumina y se oxigena la piel. Se combina la técnica del masaje tradicional con las manos y la colocación de piedras calientes de lava basáltica de Arizona para dilatar los vasos sanguíneos y linfáricos y estimular la circulación, así como rocas frías de mármol paquisraní para conseguir la relajación. Las primeras se calienran en un horno y las segundas se enfrían en el congelador o con hielo. Ambas piedras aportan firmeza y luminosidad a la piel.

Durante una sesión, el terapeura coloca piedras sobre los pumas energéticos del organismo de la paciente: a lo largo de la columna vertebral, el abdomen, la frente, las manos y los dedos de los pies, sin olvidar una piedra pequeña sobre el tercer ojo, situado en el centro de la frente. Luego aplica un aceite esencial y se procede al masaje.

Add a Comment