Mitos sobre el maquillaje.


maquillaje.jpg No usar fondo de maquillaje porque la piel no respira: Falso. Un fondo de maquillaje nunca obstruye la piel, porque ésta se oxigena a través de la sangre y nunca con el aire exterior. Al contrario, el fondo de maquillaje actúa como capa protectora del cutis frente al medio ambiente y proporciona a la epidermis un aspecto homogéneo saludable.

Las barras de labios marcan las arrugas del contorno de los labios: Estas arrugas se desarrollan en función del gesto. Para evitar que destaquen hay que pintarse los labios siguiendo estos pasos: a) elegir siempre un perfilador y una barra de labios del mismo color, b) con el perfilador se redibuja el contorno de la boca, c) usar siempre barras de labios mate, nunca brillos: tienden a deslizarse por el canal que marcan las arrugas, destacándolas aún más.

El lápiz negro de ojos aplicado en el interior aumenta su tamaño: Todo relleno oscuro empequeñece. El Lápiz debe aplicarse en el exterior del ojo, según la habilidad de cada persona. Para asentar mejor el trazo, al usar el eye-liner conviene estirar la piel hacia la sien. De esta forma se evitan los pliegues naturales del párpado y el trazo queda mejor dibujado.

Los polvos sueltos ensucian la piel. Es un producto pensado para eliminar los brillos que dejan la crema hidratante y el fondo de maquillaje. En ningún caso ensucian la epidermis so la higiene cotidiana se sigue a rajatabla.

Los ojos se agrandan utilizando tres colores distintos en los párpados.
Al revés. Los párpados se maquillan a base de fundir unos tonos con otros, hasta confundirlos para evitar párpados “manchados”. Siempre hay que dirigir los tonos más claros hacia la nariz y los más oscuros hacia la sien.

Mucho maquillaje resulta antinatural. Esto es un error. Un colorido bien difuminado realza mucho más la piel que la escasez de maquillaje. La luz natural delata todo y de día los brochazos se notan más. Lo que hay que saber es extender bien los productos: hidratación, fondo, polvos anti-brillo y barra de labios.

El rubór sólo sirve para las mejillas. Cuando es un tono suave, sirve para reducir el volumen de una frente ancha. Es útil para elevar zonas de piel hundidas, como aletas de la nariz o un mentón pequeño, utilizándolo en tonos muy claros. El rubór aumenta o reduce volúmenes.

Las sombras blancas al borde del ojo lo agrandan.
Este truco es de los años 40, las actrices lo usaban para las fotos, pero hoy en día no resulta natural.

Add a Comment