No a la autoagresión


Esta es una invitación para realizar una promesa de no violencia. Y no se refiere a peleas con otras personas, sino a los pequeños detalles que se han convertido en hábitos en tu vida. Esto puede ser el decirte “tonta” si tiras una taza de café, pegarle al volante cuando estás en medio del tráfico o culparte de lo que sucede en el exterior.

Es una actitud mental común que te puede sabotear, según la ABPP (American Board of Professional Psychology).

Los pensamientos, las palabras y las acciones tienen un impacto importante en la vida personal y en la de los demás. Recuerda que con palabras te defines. Por ello te proponemos este ejercicio de mindfulness que puede dar un giro importante en tu forma de vivir:

Cierra los ojos y concéntrate en la zona del corazón.

Piensa en la persona que más quieres y siente el amor que surge.

Pregúntate si en verdad quieres convertirte en una persona pacífica contigo misma. Como seguro dirás que sí, aprecia el sentimiento.

Piensa que tendrás la tarea de observar cada pensamiento, cada palabra de tu boca y cada acción que realices.

No se valen las autocríticas, groserías, reproches y menos golpes a tu persona. Si sucede no importa; es un proceso. Usa la palabra “cancelar” tres veces y compensa con algo creativo y positivo.

Mientras más veces te acuerdes de hacerlo en el día, más rápido lograrás una conduta respetuosa hacia tu persona.

Add a Comment