¿No has acertado con el color de la sombra?


Verde agua arriba, violeta abajo… el resultado: unos ojos de payaso.

Aplicar bien las sombras de ojos es un arte que prácticamente sólo dominan los maquilladores profesionales, por lo que te recomendamos mucha prudencia.

Las sombras deben ser transparentes y notarse poco… recuerda siempre que se trata de sombrear, no de colorear. Si no eres una experta, elige tonos neutros: rosados, carne, tostados, topo, grises, etc. que siempre quedan bien.

Absolutamente imprescindible: Difumina bien para que no se aprecien los límites entre unos colores y otros.

Add a Comment