Para bajar de peso, ¿que comer?


La palabra “dieta” se volvió parte del diccionario personal y privado de muchas personas sin importar si son mujeres, hombres, jóvenes o adultos, y ha tomado tanta fuerza que se ha convertido parte importante de su vida.

Hay quienes piensan que no desayunar, no comer o no cenar hará que una persona que con unos kilitos de más logre bajar de peso, lo cual es una idea muy equivocada que tienen muchas personas, quienes diario viven atormentadas porque no lucen delgadas.

Dejar de comer es un método equivocado para bajar de peso, porque puede provocar anorexia nerviosa, enfermedad que se caracteriza por el miedo intenso a ganar peso y por una imagen distorsionada del propio cuerpo, muchas veces inducida por los estereotipos creados por la televisión o las revistas de moda.

El problema se presenta con mayor frecuencia entre las mujeres, sobre todo las adolescentes, que pueden someterse a un régimen alimentario de reducción exagerado o a un exceso de ejercicio. Si bien este padecimiento está relacionado con factores psicológicos, de no ser atendido puede causar la muerte por desnutrición.

Te recomendamos que de manera personal no tomes ninguna medida para bajar de peso, si no es consultándolo con un doctor o un nutriólogo. Esta persona será tu mejor consejero y te hablará con toda la experiencia y sinceridad del caso sobre que es lo más recomendable para tu salud y tu organismo.

Debes tomar en cuenta que una alimentación equilibrada es aquella que aporta diariamente todos los nutrientes necesarios, es decir, carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Para bajar de peso sanamente, debes tomar en cuenta en primer lugar que de lo que se trata es de corregir tu estado nutricional, para lo cual debes cambiar tu estilo de vida y esto implica además de modificar hábitos alimentarios, hacer un tipo de actividad física. Tu alimentación tiene que ser diferente a la de otras personas, porque se toma en cuenta tu edad, tu peso, tu estilo de vida y la disciplina que tienes que llevar a cabo desde ahora.

Un factor común debe ser la alimentación en cuanto a que sea suficiente, equilibrada y adecuada, esto es, baja en grasas. Lo importante es que no debes obligarte a comer alimentos que no sean de tu agrado, sino lo que debes hacer es comer de manera saludable y mantener buenos hábitos alimentarios durante toda tu vida.

El éxito de un buen régimen alimentario es que debe ser fraccionado cada tres o cuatro horas, en pequeñas cantidades, para evitar la sensación de hambre, que es la que hace comer en exceso.

Como aspecto importante debes considerar el incluir lácteos descremados (dos o tres porciones al día), consumir cantidades pequeñas de cereales y tubérculos que son carbohidratos complejos y que no deben ser eliminados de la alimentación, como papa o camote.

Considera de una vez por todas eliminar azúcares simples como miel, azúcar, dulces y golosinas e incluye productos light (bajos en calorías), junto con cantidades adecuadas de legumbres, verduras y fruta todo los días. De igual forma, aumenta el consumo de carnes blancas como pollo, pescado y pavo, limitando la ingesta de carnes rojas y consume solo las magras (es decir, las libres de grasa).

No está por demás recordarte que elimines las grasas saturadas como embutidos, mantequilla y salsas. No consumas frituras, porque aumentan el colesterol y cámbialas por la fibra. La sal debe ser consumida en su nivel mínimo y bebe mucho agua, al menos dos litros diarios.

Via Club Mantente en Linea

3 Comments

Add a Comment