Para las pieles delicadas.


Con el frío las pieles suelen tornarse más delicadas y frágiles, resecándose y mostrando un aspecto rojizo y poco sano.Por lo cual es necesario reforzar tu tratamiento hidratante diario.
Lleva en el bolso un frasquito con algodones impregnados en té de manzanilla y frota tu rostro con ellos varias veces al día.
Verás como se hace más resistente y dices adiós a los enrojecimientos.

Add a Comment