Para unas pompis perfectas.


¿Pasas muchísimas horas sentada en la escuela o en el trabajo? Sácale provecho y consigue unas pompas de acero sin levantarte de tu silla. Toma nota:

  • Siéntate con la espalda derecha cerca del borde de la silla e inclínate ligeramente hacia atrás.
  • Mantén tus rodillas juntas con ambos pies sobre el suelo.
  • A continuación, sepáralas lo más que puedas sin mover la parte superior de tu cuerpo y manteniendo los talones unidos, no importa que con el movimiento éstos se despeguen del suelo.
  • Luego vuélvelas a juntar y repite el ejercicio.
  • Inhala y exhala mientras las abres y cierras. Haz tres series de 10 repeticiones cada una.

8 Comments

Add a Comment