Pechos firmes sin cirugía.


desnuda_senos.jpg El pecho y el escote son unas de las zonas más femeninas y con mayor poder de seducción. Sin embargo, el envejecimiento, los hábitos alimenticios, los cambios bruscos de peso y el sol pueden hacer perder su magnetismo.

Las manchitas en el escote, los primeros síntomas de descolgamiento, las estrías o la falta de tersura en esta zona traen de cabeza a la mayoría de las féminas. Todo ello tiene solución y no siempre pasando por quirófano.

Los tratamientos de belleza se reinventan con las últimas técnicas existentes en el mercado para devolver al pecho la belleza perdida o, simplemente, la deseada.

1. La correcta exfoliación
Es el primer paso para que cualquier tratamiento resulte eficaz. Aunque la piel del pecho y del escote es mucho más fina y delicada, es necesario someterla a una exfoliación con cierta asiduidad. Si lo haces en casa, utiliza un producto suave –puede ser tu exfoliante facial-, aunque también es necesario someterse a un tratamiento especializado en cabina.

2. Reafirma y relaja con ADN

Se llama Soin Privilege Bust y en él se alternan los masajes relajantes con las últimas tecnologías en cosmética y aparatología (láser y masajes ultrasónicos). Nos llama la atención su explosivo cóctel de componentes: ADN extraído de lechaza de salmón salvaje para estimular la síntesis de colágeno y elastina y potenciar la regeneración de los tejidos, ARN, muy reparador, y agua de glaciares.

3. Radiofrecuencia para elevar

La energía de radiofrecuencia de baja intensidad produce un ligero calentamiento en la dermis, causando la contracción del colágeno y estimulando los fibroblastos. Aunque no es un tratamiento agresivo, pueden sentirse ciertas molestias durante la sesión y algo de enrojecimiento tras ella. Está indicado para personas de entre 30 y 40 años.

4. Estimula tus células

Para iniciar el tratamiento de bioestimulación es necesario extraer una pequeña muestra de sangre del paciente, para posteriormente infiltrar las partículas de sus propias plaquetas que estimulan la regeneración cutánea. Se completa con la administración de aminoácidos y vitaminas, por vía oral o a través de infiltraciones mediante mesoterapia. La fotomodulación se realiza mediante equipos emisores de luz no coherente para aumentar las fibras de colágeno y disminuir las proteínas degradadoras.

Pero no te preocupes también hay un tip para hacerlo desde la casa.

Aunque te sometas a tratamientos en cabina, es necesario que seas constante y utilices todas los días productos específicos con efecto tensor y reafirmante. Los más efectivos son los que contienen complejos de origen marino, colágeno y polímeros especiales que contraen la piel. Conviene aplicarlos con movimientos circulares, empezando desde la zona más baja del pecho y subiendo hasta escote y cuello. Si además de tonificar el pecho quieres hacer lo mismo con muslos, abdomen y nalgas, prueba los nuevos productos de acondicionamiento corporal que combinan el tratamiento de adelgazamiento y tonificación con el de bronceado. La mayoría de ellos contienen aceite de café verde, cuya acción moldeadora se activa bajo la exposición de los rayos UV.

Via Vogue

4 Comments

Add a Comment