Pedicure relajante


Los pies son una de las partes más olvidadas del cuerpo. Trabajan muy duro y reciben poca atención. Cuando abusas de tus pies desarrollan brotes y partes ásperas; para eliminarlos un pedicure en casa es la solución perfecta, además es una actividad muy especial y placentera.

Para hacer este tiempo aún mas especial, elige 45 minutos del día en los cuales no sufras de interrupciones. Durante este tiempo trata de buscar la relajación, empieza por escuchar tu música favorita y beber una taza de té de hierbas antes de empezar.

Ahora sí estás lista para empezar, un masaje será perfecto inicio para descansar tus pies y relajarlos antes del pedicure. Para suavizar tu piel no olvides utilizar una mezcla de aceites que te permitan hacer más fácil el masaje.

MASAJE PARA, LA RELAJACION

Desliza las manos sobre tu pie desa de los dedos hasta el tobillo, esparciendo suavemente aceite esencial de naranjo. Repite la operación hasta que sientas el pie relajado y cálido.

Levante el pie con una mano y con la a otra muévelo en círculos de izquierda a derecha y viceversa. Tus movimientos deben ser suaves y lentos. Repite la rotación, dos veces por cada lado.

Utilizando tu dedo pulgar presiona diferentes puntos en la planta del pie, repite hasta que todo el pie haya sido presionado, ya que esto liberará tensión no solo en el pie sino en algunos otros órganos de tu cuerpo, los cuales tienen aquí sus terminaciones nerviosas. Con tus dedos índice y medio presiona ligeramente con movimientos circulares el área del tobillo.

Masajea cada uno de los dedos del pie, utilizando tus dedos pulgar e índice. Rota cada uno de tus dedos en ambas direcciones y suavemente estíralo. Repite tres veces en cada dedo y al final estíralos para relajar los nervios.

Presiona todo tu pie aplicando presión con tus manos. Los movimientos tienen que ser contrarios a la circulación para que sientas el efecto relajante.

Al final del masaje con una  mano eleva el pie, con la otra empújalo hacia adentro, en dirección a la pierna, repite la operación dos veces.

Ahora si, después de consentir tus pies con ese masaje relajante, te sugerimos prepara un exfoliante marino para que tus pies queden suaves como seda.

Antes de empezar vamos a preparar el exfoliante marino

Ingredientes:

  • 4 cucharadas aceite para bebé o aceite esencial de lavanda
  • 3 cucharadas de arena o arcilla
  • 4 gotas de aceite esencial de romero

Solo deberás mezclar todo y aplicar en tus pies.

1.  Para empezar, deberás remover el esmalte de uñas que aún tengas con un algodón y quitaesmalte.

2. A continuación, remoja tus pies por 5 minutos en un bol con agua tibia y jabón líquido.

3. Seca tus pies y aplícales el líquido removedor de cutrcula. Déjalo actuar por unos minutos y con el palito de madera, empuja las cutículas suavemente. Evita cortarlas porque de lo contrario te crecerán más gruesas.

4. Con cuidado corta tus uñas, recuerda no dejarlas muy cortas ya que podrían cercer encarnadas. Después límalas dándoles una forma cuadrada.

5. Humedece la piedra pómez en el agua jabonosa y frótala sobre las áreas secas y con durezas, tratando de eliminarlas por completo.

6. Para terminar la etapa suavizante, aplícate el exfoliante que previamente has preparado y distribúyelo a lo largo de ambos pies, a continuación coloca una bolsa de plástico que envuelva cada pie individualmente y espera 15 minutos antes de retirar las bolsas y limpiar el exfoliante con una toalla previamente humedecida en agua caliente.

7. Enjuaga tus pies, sécalos y aplícate el aceite suavizante con movimientos circulares para descansar tus pies.

8. Ahora tus pies están listos para que puedas pintarte las uñas. De preferencia elige el mismo tono que utilices para las manos. Ponte el separador de dedos y procede a pintarte las uñas lentamente.

Add a Comment