Peinados de novia: ¿Trenzas o joyas?


Las tiaras ‘vintage’ dejan paso a propuestas más sencillas pero igualmente ‘chic’. Hace unas temporadas, los diseñadores nupciales de Madrid, Nueva York o Barcelona sorprendían plagando sus looks de pasarela de resplandecientes joyas: tiaras, diademas y broches coronaban a las novias como si se tratasen de auténticas princesas. Una antigua pieza familiar, como una pulsera o un brazalete, se convertía entonces en un tesoro vintage que, con unos pocos arreglos, daba lugar a un peinado-joya de auténtico lujo.

Sin embargo, y quizá para contrarrestar los efectos de la crisis económica, esta temporada la cosa cambia. Con las novias luchando contra viento y marea con los recortes de presupuesto y las medidas ‘anticrisis’, el ingenio y la sencillez se convierten en los máximos aliados, ya sea de camino al altar… o desfilando por las páginas de un catálogo nupcial.

La clave en ambos casos: looks sencillos y asequibles, que, sin invertir un céntimo de más, conviertan a cualquier mujer en la novia perfecta.

A modo de corona, sobre la frente, cayendo en cascada por la espalda, espigada o doble, la trenza se ha convertido así en el sustituto perfecto del look-joya: sin llegar a desaparecer del todo, las joyas siguen estando presentes en forma de pequeños apliques y diademas, con fondos a base de cristales de Swarovski en lugar de diamantes. Aunque, en la mayoría de casos, es la trenza, sin duda, la reina y señora de las pasarelas de cara a 2011.

One Response

Add a Comment