Piel bronceada después de vacaciones.


Una buena hidratación, el uso de autobronceadores y el consumo de determinados alimentos son algunas de las claves para que conserves el moreno adquirido en verano

Vuelta de vacaciones para muchos, y la consabida frase de rigor: ‘¡Qué morena estás, qué buen color tienes!”. Es entonces cuando tal vez piensas en lo difícil que es llegar a conseguir un bonito tono bronceado, y en lo rápido que desaparece una vez volvemos a la rutina. Por eso, vamos a intentar ayudarte a conservar ese favorecedor tono, siguiendo una serie de sencillas recomendaciones. Toma nota:

  • La primera medida en este sentido (si ya es demasiado tarde deberás tenerlo en cuenta en la próxima ocasión) consiste en adquirir unos buenos hábitos durante la propia exposición solar; exfoliación previa, hidratación diaria y la aplicación de una protección adecuada a tu tipo de piel.

  • Elegir un buen after sun. Éstos están diseñados para nutrir la piel tras las exposiciones solares y ayudan a mantener el color durante más tiempo.
  • Además, es recomendable hacerse una exfoliación suave tanto del rostro como del cuerpo y después aplicar crema hidratante durante el día y nutritiva durante la noche. No lo olvides, pues, si no, sufrirás los daños colaterales y tu piel se pelará.
  • La alimentación también es importante, ya que existen productos que potencian el moreno. Las zanahorias, la sandía, las moras o el melón contienen betacaroteno, que estimula la pigmentación de la piel.
  • Asimismo es fundamental beber agua en abundancia para hidratar la piel no sólo ‘desde fuera’.
  • Y, por último, otra posible opción para mantenerse morena es el empleo de autobronceadores, que aportan a la piel la intensidad del bronceado deseado, pero con la ventaja de que evitan los daños solares. Si deseas recurrir a este tipo de productos, conviene utilizar un exfoliante para retirar las células muertas y obtener así un mejor resultado.

Add a Comment