Pole dance, el ejercicio más sexy


En la ciudad de los rascacielos arrasa y famosas modelan su cuerpo practicando pole dance, la manera más sexy de hacer ejercicio en un tubo vertical.

Algunas de las bondades que ofrece el pole dance son quemar calorías, tonificar los músculos, adquirir fuerza y estilizar la figura, por eso es que esta disciplina vuelve locas a muchas modelos y actrices de Hollywood.

Ahora, el tubo vertical deja de vivir en la clandestinidad y se pone al servicio del pole dance, la última sensación en Nueva York, Londres y París, para modelar piernas, brazos, abdomen y dorsales con seriedad. Se trabaja todo el cuerpo, incluso músculos que se desconocen, pero de manera muy divertida.

Es un ejercicio femenino y sexy que aumenta la autoestima, corrige la postura, aporta flexibilidad, ayuda a caminar con elegancia y es extremadamente divertido. Los giros alrededor del tubo, de manera más o menos sensual, son sólo el principio de esta disciplina, añade la especialista.

Únicamente con el tubo y en una hora se puede llegar a quemar entre 300 y 500 calorías, en función del esfuerzo que se realice y del nivel que se tenga.

A continuación se trepa por éste y después realiza figuras con inversiones corporales, giros rápidos, deslizamientos, cruce de piernas y sorprendentes acrobacias, que desafían a la ley de la gravedad al ritmo de la música.

El pole dance, que combina movimientos de danza, yoga, pilates y streching, ni requiere una estructura física determinada ni cualidades deportivas extraordinarias, basta con tener ganas de hacer ejercicio en un tubo vertical y de pasarla bien.

Las menores de edad necesitan autorización de sus padres o tutores, más que nada porque aún hoy a este ejercicio se le ve con cierto morbo y le ponen connotaciones y adjetivos que no le corresponden.

Las prendas necesarias para practicarlo son shorts de algodón, camiseta y tenis. Los shorts son un requisito imprescindible, ya que la piel debe estar en contacto directo con el tubo para poder trepar y sujetarse; los tejidos como la lycra no ayudan.

No suele haber lesiones, lo más incómodo son las quemaduras por contacto, que en ocasiones surgen. Ante el espejo, como en cualquier otro ejercicio, en el pole dance no se ven cuerpos exuberantes o perfectos. Para su práctica solo se requiere concentración. La técnica y la fuerza se va adquiriendo con el tiempo.

Add a Comment