Ponte a dieta con tu pareja.


Una dieta para perder peso tiene más posibilidades de éxito cuando existen dos personas que se alientan, apoyan y controlan mutuamente para perder los kilos que les sobran, y quién mejor que tu amorcito para ponerse juntos el objetivo de bajar esas pancitas.

La experiencia del mundo real indica que adelgazar mientras se convive suele ser muy difícil, pues tú te pones a dieta y tu galán te quiere invitar a comer pasta italiana o palomitas y helado en el cine.

Pero si tú y tu novio conviven, se llevan muy bien y tienen una excelente relación, sin conflictos graves, entonces pueden trabajar en equipo siguiendo estas sencillas recomendaciones, en lugar de que la compañía del otro se convierta en más calorías.

Las mujeres que se van a vivir con sus parejas suelen ganar peso debido a su cambio de hábitos. Nosotras tendemos a subir de peso porque compartimos las comidas con ellos, y los hombres tienen más apetito porque necesitan consumir mucha más energía.

En la convivencia tendemos a uniformar los hábitos, la forma de cocinar y el tipo de alimentos, y terminamos comiendo lo mismo en cantidades muy parecidas. Las mujeres tendemos a engordar y comer de forma menos sana cuando tenemos pareja estable.

El trabajo concluye que, al convivir con un hombre, las mujeres consumimos más grasas y azúcares, empezamos una alimentación basada más en la comida rápida y la pasta, y tenemos menos tiempo para hacer deporte.

Cuando se comienza a cohabitar, se unen dos formas distintas de alimentación y es muy difícil que a los dos les gusten los mismos alimento. Para evitar este problema, las parejas deben ver este cambio de estilo de vida de la convivencia como una oportunidad para mejorar los hábitos de ambos, en lugar de empeorarlos.

Cuando las costumbres alimenticias son muy diferentes, no queda otra opción que llegar a compromisos y acuerdos. También es muy importante que siempre recuerdes que la ración femenina debe ser menor que la masculina, debido a sus diferentes necesidades y anatomías.

Un hombre ingiere en promedio unas 2,800 calorías diarias, mientras que la mujer come unas 1,400, es decir, alrededor de un tercio menos.

Si comes la misma cantidad que tu hombre, terminarás por engordar, no importa la variedad o calidad de los alimentos que te lleves a la boca.

Intenta convencer a tu pareja de adelgazar juntos, ya que si los dos se ponen de acuerdo, los resultados serán mucho mejores.

Adelgazar a dúo no es descabellado, porque frecuentemente si a ti te hace falta bajar de peso, a él también.

Add a Comment