Posturas de yoga para la mañana


Para todas aquellas que practican la yoga, tenemos algunas posturas que puedes realizarlas en la mañana.
Su función es energizante, para que comiences tu día con nuevos bríos. Tu respiración debe ser tranquila y cómoda.
Todas las posturas se mantienen por un minuto.

Respiración yogui en flor de loto.
Al inhalar infla la pancita ligeramente, coloca una mano en el tórax y otra sobre el ombligo, para que sientas la respiración. La postura de las piernas se realiza subiendo el pie sobre la rodilla de la pierna contraria. No siempre se puede lograr, pero es posible realizar medio loto subiendo un pie únicamente. No debe estirarse al respirar, hay que hacerlo profunda y suavemente para que el cuerpo se llene de energía. Esta postura  te ayudara a levantar tu ánimo.

Flor de Loto:
Sin forzarte, siéntate cómodamente, las manos van sobre las rodillas y respira normalmente concentrada en el pensamiento para que no vuele.
Esta postura te ayuda a concentrarte.

Montaña en flor de loto:
En la postura anterior, las manos deben ir sobre el piso junto a las caderas, enseguida inhala profundamente, tratando de coordinar el movimiento con la respiración. Hay que elevar las manos hasta que las palmas se junten sobre la cabeza, los brazos deben acercarse a la oreja, la espalda tiene que estar recta; en esta posición puedes visualizar cosas bonitas. Trabaja sobre las emociones.

Frente a la rodilla:
Siéntate, extiende completamente una pierna al frente y flexionando la otra lo más cerca del cuerpo sin forzarte y evitando que se levante la rodilla. Eleva las manos del piso, y arquea los brazos para tratar de tocar el tobillo lo más lejos que se pueda.
Esta postura estira la espalda y ayuda a liberar tus temores.

Cocodrilo:
Colócate sobre el suelo boca abajo con los brazos extendidos a los lados del cuerpo y las piernas relajadas. Al inhalar levanta las piernas y los brazos hacia atrás en forma de cuna cuidando que los talones no se junten. El cuello no debe doler y la mirada debe ver al frente.
Trabaja sobre el abdomen y beneficia a los intestinos.

Cobra:
En la posición anterior coloca las palmas debajo de tus hombros (los codos no deben separarse del cuerpo). Aprieta los glúteos, inhala y levanta con la fuerza de tu espalda los hombros hasta donde puedas sin lastimar tu cintura, la cabeza con la mirada  al frente sin lastimar el cuello. Los hombros no deben quedar levantados y los codos van ligeramente flexionados. Enseguida baja a la posición inicial.
Actúa sobre los órganos abdominales.

Tortuga
Levanta tus hombros y la pelvis flexionando tus rodillas de forma que quedes sentada en tus tobillos. Los pulgares deben ir juntos y las rodillas abiertas, tanto como puedas, para que cuando exhales te sea posible bajar el abdomen y el pecho tratando de tocar el piso con los brazos extendidos hacia el frente. Los codos no deben tocar el piso. Relaja el sistema nervioso.

Pies y manos:

Se realiza de pie, las piernas van juntas, las manos a los costados. Inhala y al exhalar estírate mientras bajas al frente lo más que puedas, estirando tus brazos hacia los tobillos. Vuelve a la posición inicial.
Manda energía al cerebro para que despierte bien.


Cuerpo y mente:

Para terminar colócate nuevamente sobre tu espalda, en el piso, con la postura del muerto, las piernas ligeramente abiertas, los brazos un poco separados del cuerpo con las palmas hacia arriba, el cuello debe liberarse de tensión volteando la barbilla hacia un lado. Respira suavemente como si esfúvieras durmiendo pero debes estar consciente de todo tu cuerpo. Te libera de tensiones.

Enseguida puedes comenzar tu día.

2 Comments

  1. Gabriel marzo 27, 2010
  2. miguel cano agosto 13, 2011

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *