Practica pilates con seguridad.



Estas son algunas zonas de riesgo de contracturas o lesiones que puedres sufrir mientras practicas pilates. Evítalo y sigue nuestro consejos.

  • Cuidado con el cuello

Alarga las cervicales -como si te jalaran hacia arriba de las orejas todo el tiempo- y flexiona levemente la cabeza al frente. Debe de existir un puño de distancia entre tu barba y tu pecho. Mídelo para que lo conviertas en un hábito y lo practiques en cada ejercicio.

Mira hacia el ombligo cuando empieces a sentir cualquier tensión o contractura.

  • Lumbares que dan lata

Inclina la pelvis y levanta los huesitos de la cadera. Recuerda dirigir el  cóccix hacia abajo. Es sencillo: imagina la pelvis como si fuera un plato hondo con agua. Si la mandas muy al frente -arqueando espalda y sacando glúteos se derrama el líquido del recipiente por adelante. Y si lo haces hacia atrás se cae por la parte opuesta del plato. Encuentra el punto medio. Visualízalo de esta forma y lo recordarás durante toda la sesión o clase.

No dejes caer todo el peso de la columna al piso. Alarga hacia arriba todo el tiempo.

Add a Comment