Problemas más comunes de las uñas.



Muchas veces  nuestras uñas no lucen bellas por los problemas que estas puedan presentar. Pero para fortuna de nosotras cada problema tiene solución, conoce  cada problema y los cuidados que debes de tener, para poder tener unas uñas bellas y perfectas.

Uñas quebradizas:
De acuerdo a los dermatólogos, fragilidad y rupturas frecuentes se generan por debilidad de la uña. Suele atribuirse a mala alimentación o falta de minerales como calcio y magnesio. Así, quien padece este mal debe incluir en su dieta mayores cantidades de frutas y verduras.

En cuanto a las soluciones que presenta la cosmética actual, la más recomendable consiste en utilizar un producto reforzante antes de pintarlas, así como esmalte enriquecido en calcio. En caso de que el problema persista a pesar de seguir estas medidas, debe consultarse al dermatólogo, ya que puede ser consecuencia de alguna enfermedad.

Abiertas en capas:
Casi siempre son resultado de exceso de resequedad. En condiciones normales, la queratina que poseen estas laminillas necesita estar bien hidratada, pero esto sólo es posible cuando existe la cantidad adecuada de aceites y ceramidas naturales. Por el contrario, si dichos elementos son escasos porque el abuso de acetona los ha eliminado, las uñas pierden brillo y se abren.

Para suprimir las capas es necesario, primero, cortar las uñas en forma curva y dejarlas sin limar para evitar nuevas alteraciones. Además, conviene no pintarlas al menos durante 15 días,  sumergirlas cada noche durante cinco minutos en un tazón con aceite de oliva o de almendras templado y secarlas después suavemente con una toalla. A fin de reducir la deshidratación, se recomienda aplicar cada mañana crema nutritiva en la cutícula.

Con estrías:
Su aparición en la superficie de la uña es consecuencia de alteraciones y enfermedades en su raíz, o bien, a que aquélla ha sido maltratada continuamente. También surgen con el paso de los años, pues van perdiendo vitalidad.

Es importante mencionar que una vez formadas las estrías no pueden eliminarse, aunque sí disimularse. Para ello se debe igualar la superficie de la uña con una lima de cartón, y a continuación aplicar una base con fórmula de alta resistencia, ceramidas, calcio, vitaminas y otras partículas que actúan como cemento rellenando aberturas. Por último, se puede aplicar el barniz en el tono adecuado.

Con manchas:
Los puntos blancos sobre la superficie de las uñas son muy frecuentes, y si bien su origen no está bien establecido, se suele atribuir a falta de vitaminas o minerales. Para ocultar esta imperfección, los barnices o esmaltes de color con fórmula enriquecida suelen ser excelente opción.

Uñas Débiles:
Las uñas delgadas, transparentes y que se doblan con facilidad normalmente sufren carencia vitamínica. En este caso, se recomiendan sencillos remedios, como reforzarlas con endurecedores, productos que, como se sabe, forman parte de la nueva generación de esmaltes en el mercado.

Golpes y moretones:
Heridas, golpes o “machucones” son causa de lesiones en las uñas o en el lecho que hay debajo de ellas, de modo que al ocurrir un accidente es posible que se lastime la matriz, alterando momentáneamente el crecimiento de esta protección para los dedos, o bien, es probable que se generen hemorragias que, bajo las uñas, lucen de color azulado o castaño.

Para que la curación se produzca con rapidez, conviene efectuar, en el momento mismo del golpe, baños en una infusión caliente pero soportable de manzanilla, y mover el dedo ligeramente; también se recomienda poner la uña en agua tibia con abundante sal.

Asimismo, los impactos pueden generar algunas manchas blancas sin que se registre ningún otro problema; en tales casos no se requiere atención alguna puesto que, a medida que la uña crezca, las imperfecciones se irán desplazando hacia el extremo hasta desaparecer.

Onicolisis:
Con este término se describe la situación en que la uña se desprende de su base por diversas causas, como infecciones por hongos y bacterias, alergias, enfermedades de la tiroides, golpes muy fuertes, alteraciones de la lúnula, e incluso la aplicación excesiva de formaldehído, uno de los ingredientes que contienen ciertos productos endurecedores.

Cuando la uña se separa de su base suelen aparecer al interior manchas blancas de gran tamaño que pueden favorecer la generación de una infección dolorosa y molesta, hecho que se ratifica cuando dichas alteraciones adquieren color verdoso e incluso negro. Con el fin de evitar este problema y seguir correctamente la evolución del desprendimiento, lo más aconsejable es recurrir a un dermatólogo, quien podrá solucionar el problema con toda eficacia.

3 Comments

Add a Comment