Que tus emociones no te hagan engordar.



A la mayoría de las mujeres les pasa que cuando estan con mucho estrés o sienten tristeza, les da por comer, ocasionando problemas alimenticios y la temida subida de peso.

Si tus emociones influyen mucho en tu manera de comer, es necesario que acudas con un nutriólogo para seguir una alimentación especial que contemple cómo influye tu mente en tu manera de comer. Si cuando te angustias comes alimentos grasos, debes cambiar esos hábitos con alimentos energéticos, saludables para tu organismo.

Nunca utilices métodos rápidos para adelgazar, ya que la mayoría carece de los nutrientes necesarios para calmar el hambre y te hacen sentir más cansada y vulnerable a los estados de ansiedad.

Es mejor equilibrar tu estado de ánimo y seguir una dieta balanceada para no padecer angustia, que te haga aumentar de peso y modifique tu carácter de manera negativa para tu salud.

Para evitar esta costumbre de comer, sin necesitarlo los psicólogos recomiendan realizar estos ejercicios mentales de autosugestión, orientados a separar la sensación de ansiedad y la sensación de hambre:

  • Tras dedicar varios minutos de relajación, debes centrar tu atención primero en las sensaciones que te causan ansiedad, para localizarlas físicamente y saber qué es lo que provoca mayor presión en tu cuerpo.
  • Después piensa en el hambre, revive esa sensación y a la vez recuerda cómo es cuando te sientes satisfecha porque has comido suficiente.

One Response

Add a Comment