Quitate las pecas


Las pecas nos pueden salir durante el embarazo, o bien cuando nos exponemos mucho tiempo al sol.

Si ya las tienes, sólo necesitas 15 minutos al día, dos veces a la semana, y en un mes podrás olvidarte de ellas.

En cinco minutos pica un rábano y mézclalo con dos cucharadas del suero de la leche. Refrigéralo. Cuela y remoja con el líquido unas almohadillas de algodón. Ponlas sobre las pecas por siete minutos y enjuaga.

La reacción diferenciada a los rayos ultravioletas por parte de las pieles excesivamente blancas es absolutamente natural y de ningún modo constituye una patología, pero hay quienes las consideran antiestéticas y deciden extirparlas. Las pieles morenas por el contrario poseen una regular distribución de melanocitos y por eso no son proclives a poseer pecas. También debemos señalar que en el hecho de que una persona posea pecas o no, intervienen ciertos factores hereditarios.

Tips: El corrector beige claro o rosado es ideal para atenuar las pecas.

2 Comments

Add a Comment