Recupera tu figura en 15 pasos


1. Mentalízate

El éxito de una dieta sana consiste en estar convencida de sus beneficios. Lo ideal es que busques el apoyo de un nutricionista que te guíe según tus necesidades y, si además haces ejercicio, te sentirás fabulosa porque liberarás endorfinas ¡las hormonas de la felicidad!

2. Antes de la dieta

Asegúrate de cuánto peso necesitas perder; tal vez sólo requieras modificar un poco tus hábitos. Un buen comienzo es conocer tu Índice de Masa Corporal (IMC) que es la correlación de tu peso de acuerdo con tu estatura. Si tu rango está entre 19 y 24.9 tu peso es saludable; ¿es de 25 a 29.9? ¡tienes sobrepeso!; si es mayor de 30 empieza a tomar acciones porque tienes obesidad y tu salud se deteriora día con día.

3. El mejor plan

Un plan bajo en calorías no debe causarte frustración o ansiedad, ¡renunciarás en un dos por tres! Esta es la razón por la que muchas dietas traen consigo el efecto rebote. La clave es aprender a balancear tus alimentos sin renunciar a ninguno, basta con limitar las cantidades.


4. ¡A buen ritmo!

El ritmo al que comes afecta el proceso de digestión; si lo haces rápido y con bocados grandes con seguridad te inflamarás. Así que llévate a la boca porciones pequeñas, saboréalas y haz pausas entre cada platillo. ¿Adoras comer acompañada? Intenta que la plática no interrumpa por largos periodos tu ingesta.

5. Acelera tu metabolismo

Es fundamental dividir los nutrientes diarios en cinco tiempos, si no lo haces así, aun cuando implementes una dieta baja en grasa, no obtendrás buenos resultados. Lo correcto es que consumas tres menús principales, ligeros e inteligentes y dos colaciones. Un consejo más: para no afectar el buen funcionamiento de tu metabolismo, nunca pases más de cuatro horas sin probar bocado.

6. Como Reina

Inicia tu día con energía, apuesta por un desayuno completo con buen aporte de proteínas, itu metabolismo trabajará al máximo y regulará tu apetito hasta la comida! Además, cuando llevas a cabo una rutina de ejercicios por la mañana, las proteínas se activan y se van directamente a los músculos para ser gastadas.

7. Los Peligros en la Cena

Procura evitar las colaciones después de la cena, pues esto confunde a tu reloj biológico, por lo que deja de quemar calorías en la noche, entorpeciendo la pérdida de peso. La cena debe ser ligera, una ensalada es perfecta; aderézala con aceite de oliva virgen en lugar de un aderezo convencional.

8. ¿Pan y Pasta?

No los veas como los culpables de tus kilos extra. Selecciónalos integrales en el desayuno o en la comida y olvídate de ellos en la noche. Tus verdaderos enemigos son los dulces industriales y las botanas saladas; estos carbohidratos de rápida digestión descontrolan tu nivel de insulina en sangre o índice glucémico (IG) y causan adicción.

9. ¿De la báscula?

¡Olvídate y no te obsesiones!  No tienes que pesarte todos los días, hazlo un día a la semana y no te angusties aun cuando no percibas cambios similares a los que has visto generar con esa misma dieta en otras personas. Recuerda que cada organismo responde de manera distinta; no te alejes de tu objetivo hasta que la báscula te sonría.

10. ¡Más delgada!

Si no tienes tiempo de ejercitarte, al menos asegúrate de caminar, dar 10,000 pasos equivale a recorrer 7.5 kilómetros. ¿Cómo llegar a la meta? Compra un contador de pasos, este sensor diminuto lo puedes añadir a tus tenis e incluso sincronizar con tu iPod para controlar tus avances diariamente. iEmpieza ya!

11. ¡Más delgada!

Son grandes aliados de tu metabolismo, y es que una masa muscular tonificada consume mucha energía e incluso en reposo ayuda a quemar calorías. Una buena mezcla para perder peso es hacer cardio, sumándole sesiones de tonificación, como Yoga.

12. Derrite grasas

Cuando realizas actividad física cualquier plan alimenticio sano se torna aún más poderoso; pero si le dedicas entre 30 y 60 minutos diarios perderás de 100 a 200 calorías y en un año habrás quemado más de 33,600 calorías, lo cual se traduce en una talla menos. Además, camina 10 min después de comer, sube escaleras … iTodo suma!

13. H2O Plus

Beber ocho vasos de agua cada día resulta esencial, pues transporta los nutrientes a las células del cuerpo y se lleva los productos de desecho. Al ocupar lugar en el estómago, el agua reduce el apetito, sobre todo si consumes fibra; los alimentos con alto contenido de agua, como frutas y verduras, además te harán sentir satisfecha.

14. Mantenlos a raya

Existen alimentos capaces de provocar intolerancia, aumento de peso, hinchazón o retención de líquidos, ello ocurre con el gluten, el trigo y los lácteos. ¿Has observado si tu cuerpo tiene reacciones al consumirlos?  iEliminalos!

15. Mezclas Peligrosas

Aprender a combinar ciertos alimentos es fundamental, con seguridad sabes que las proteínas y carbohidratos como la pasta van muy bien con vegetales, pero si los comes juntos iautomáticamente obtienes un plato hipercalórico! La cocción también es básica, elígela a la plancha, al horno o al vapor.

Imagen: defamer.com.au

Add a Comment