Rehidratación durante el ejercicio


Cuando te ejercitas y sientes que ya no puedes más, hay una razón: estás bajo un proceso de deshidratación. Estar hidratado es la forma más fácil de asegurar un buen rendimiento, pues alrededor del 60% de tu cuerpo está formado por agua y de ésta dependen muchas funciones esenciales del organismo.

Algunas personas piensan que sudar es una forma adecuada para adelgazar o eliminar toxinas; sin embargo, de lo que prescindimos es precisamente del agua, no de la grasa. La evaporación del sudor nos ayuda a mantener la temperarura, pero al mismo tiempo puede llevarnos a la deshidratación si no se reemplazan los líquidos perdidos. Cuando llegamos a este punto, sentimos fatiga temprana y sobrecalentamiento. Ésta es la razón por la cual se reduce el rendimiento, disminuye la capacidad mental y se incrementa el riesgo de complicaciones relacionadas con el calor.

Para evitar los efectos de la deshidratación y rendir al ejercitarse hay que tomar líquidos antes, durante y después del ejercicio. Una botella de agua de la que estés bebiendo continuamente es excelente, pero las investigaciones recientes demostraron que las bebidas deportivas, rehidratan mejor y son muy buenas para quienes hacen ejercicio. Estas bebidad repone los electrolitos que se pierden en el sudor, como el sodio y el potasio, y puede ayudar a prevenir los calambres musculares o condiciones más serias, como la disminución de los niveles de sodio en la sangre. Además, esas bebidas contiene carbohidratos y aportan combustible a los músculos activos. Así, podrás hacer ejercicio más intenso y durante más tiempo.

No Responses

Add a Comment