Rescata tus piernas del frío.



En los meses de frío, si bien es cierto es cuando descuidamos las piernas, pues ya que nos olvidamos de ellas bajo la ropa que nos proteja del frío.

Por ejemplo, ¿no te has fijado en que durante el invierno la piel de tus piernas se descama con mayor facilidad?  Por ese motivo hay que mantenerlas hidratadas, usando productos que contengan activos suavizantes, como puede ser el extracto de aloe vera.

Además, las prendas que usamos también influyen: a unas piernas de piel sensible no les vienen bien los tejidos de lana y acrílicos, que favorecen esa descamación. Si tu tienes piel sensible procura usar calcetines de algodón o lino.

Por otro lado, no debes abusar del agua muy caliente al bañarse o ducharse. A pesar de que la sensación de frío anima a tomarse un largo baño caliente, lo cierto es que las altas temperaturas pueden contribuir a resecar aún más la piel.

Add a Comment