Ritual Nocturno.


La piel nunca duerme. Durante el día, protege el organismo de las continuas agresiones externas producidas por el sol, el aire y todo tipo de agentes químicos y ambientales y es por la noche cuando aprovecha para regenerarse y preparase para el día siguiente.

Para facilitar esta labor reparadora es fundamental eliminar la suciedad y las células muertas que se hayan podido acumular a lo largo del día, tonificar e hidratar. Son las fases principales que conforman los cuidados básicos de la piel, especialmente del cutis que es una de las zonas más afectadas.

  • Limpiar. Es fundamental en el hombre y la mujer, se hayan o no maquillado. Existen gran variedad de productos geles, jabones, leches limpiadoras, cremas, mousse específicas para cada tipo de piel (seca, normal, mixta, grasa o sensible.).
  • Tonificar. Se aplica con un algodón para refrescar y tonificar la piel.
  • Hidratar. Con una crema adecuada a cada tipo de piel, la persona debe hidratar el cutis con el fin de ayudar a la regeneración, suavizar y mantener la piel sana.

Add a Comment