¿Ronchitas rojas? Puede ser dermatitis.


Cada vez que que te pones nerviosa por algún asunto o evento o tienes una cita importante, te empiezan a salir ronchitas rojas en los brazos y en las piernas, y te da una comezón que no se te quita con nada. ¿Qué hacer?

  • Antes que nada, trata de identificar qué es lo que dispara la presencia de estas ronchitas, ya sea una situación de tensión o nervios. Si éste es tu caso, es probable que tengas una dermatitis atópica.
  • Si alguien en tu familia sufre de dermatitis, es probable que a ti también pueda atacar; además, el estrés y las alergias también contribuyen a su aparición.
  • En casos muy graves, la piel se vuelve gruesa y adquiere una textura parecida al cuero, se vuelve escamosa y siempre está enrojecida. En algunos casos, los granitos parecen “bultitos” y se revientan al rascarlos. El problema se agrava cuando te rascas, por lo tanto, aunque te estés muriendo, intenta no hacerlo.
  • Consulta con un dermatólogo antes de aplicarte cualquier pomada o medicina, pues el tratamiento debe ser personalizado.
  • Para controlar los nervios, éntrale al yoga o alguna otra actividad que logre relajarte. También procura no exponerte al sol, pues los rayos solares igual pueden disparar la irritación.

Add a Comment