Rutina de ejercicios para “flojitas”.


Te trauma saber que tienes que hacer ejercicio. Sin embargo sabes que es importante hacerlo y quieres lucir un cuerpazo, pero no estas acostumbrada a realizarlo, debes empezar poco a poco para crear una condición física e ir aumentándola; después tendrás que mantenerla.

Recuerda que más vale tarde que nunca, así que si ya estás leyendo esto vas por buen camino. Y como necesitas motivación, te conviene ir a un gimnasio.

  • Para ti que empiezas de cero
    Y tú también. Solamente necesitas hacer de 20 a 30 minutos de ejercicio, tres o cuatro veces por semana, para descubrir los beneficios del deporte. Cuando veas resultados, más o menos en un mes, no querrás dejarlo.
  • Esa grasita terca.
  • Atácala en el gimnasio, haciendo 5 minutos en la bicicleta fija, en la escaladora y en la caminadora. ¡Qué buen comienzo! Después, qué tal una nadadita ligera de pecho, combinada con estilo libre (se vale hasta de perrito). Otro día, te conviene meterte a una clase de aeróbics para principiantes (no querrás terminar infartada). Pídele a la maestra que te dé consejos sobre cómo aprovechar las clases al máximo e ir aumentando tu condición.
  • Antes de intentar atacar las áreas problema, puedes perderle el miedo al ejercicio andando en bicicleta en un parque bonito, caminando a paso rápido durante 20 minutos o media hora, acompañada de una amiga, o bailando en un antro. Si le echas ganas a los pasos, puedes quemar hasta 350 calorías por hora, además de beneficiar a tus pompas y a tus piernas.
  • Para acostumbrar a tus brazos al ejercicio, usa una silla en casa y estira los brazos hasta agarrar el respaldo; dobla las rodillas y acércate a la silla lentamente, doblando los codos y manteniendo el abdomen apretado. Regresa a la posición inicial y repite 15 veces.
  • El abdomen será el área más dolorosa al principio, pero los resultados te estimularán. Debes hacer abdominales, pero doblando las piernas a la altura de las rodillas para acercar tu pecho hasta ellas, con los brazos detrás de la cabeza. Haz 15 repeticiones.
  • Las pompas y las piernas te agradecerán las sentadillas. Para asegurarte de que las estás haciendo bien, coloca una silla detrás de ti y haz como si te fueras a sentar en ella; nada más toca el asiento un segundo con las pompas y vuelve a subir. Haz 15 repeticiones.

Add a Comment