Sales, caviar y algas, tres regalos del mar para tu piel


El mar es también fuente de belleza, donde se hallan algunos de los tesoros más importantes de la cosmética actual.

¿Sabías que el mar esconde grandes tesoros para tu piel? Por eso, son cada vez más los productos que contienen componentes marinos, especialmente preciados por sus propiedades antiedad, regenerantes, reafirmantes y drenantes. Y gracias a la cosmética, se puede disfrutar de los beneficios del mar sin salir de casa.

Algas, un arma contra las arrugas y la celulitis
Determinadas algas –especialmente las azules– tienen una notable capacidad para estimular la producción de colágeno y elastina, y con ello, potenciar la reafirmación cutánea desde el interior. Los alginatos, por otro lado, tienen grandes cualidades para la regeneración, y se usan sobre todo en fórmulas para pieles irritadas o muy sensibles. Pero si hay un campo en el que las algas se han puesto de moda es sin duda en los productos reductores y anticelulíticos, así como drenantes. Las que son muy ricas en yodo favorecen la eliminación de líquidos y la combustión de la grasa, mientras que las más abundantes en magnesio o calcio suponen una auténtica inyección de energía a la piel, que absorbe estos minerales, disfrutando de su acción revitalizante.

Caviar, un auténtico lujo
No sólo mima el paladar, sino también la piel. Gracias a su altísimo contenido en aminoácidos esenciales, péptidos estructurantes, proteínas, ácidos grasos esenciales, oligoelementos y el riquísimo yodo, de gran poder reparador y regenerante. Por eso suele utilizarse en productos para piel madura, que necesita nutrición intensa para devolverle todos los elementos que va perdiendo con el paso de los años. Marcas de lujo como La Prairie ofrecen el extracto purificado de caviar, un poderosísimo activo antiedad.

Sales: extracto concentrado de mar en casa
Otro de los tesoros cosméticos que el mar esconde son sus sales, deseadas por su altísimo contenido en minerales. Por esta razón las más preciadas son aquellas que tienen el mayor porcentaje de esos elementos (principalmente, magnesio, calcio, yodo, hierro, potasio y fósforo) como las sales del Mar Muerto. Se usan para calmar estados descamativos de las pieles irritadas o, sencillamente, para inyectarles una gran dosis de vitalidad.

Add a Comment