Salva tu maquillaje.


¿Te ha pasado que tu sombra favorita, sí, ésa de colores increíbles que te sienta de maravilla, se te cayó, se hizo polvo y quedó inservible? Bueno, lo mismo puede pasarle a cualquiera de tus productos de belleza, pero antes de que los tires, pon en práctica estos tips que te ayudarán a rescatarlos:

Diagnóstico: Lipstick quebrado

  • Primeros auxilios: Pon los extremos de ambas mitades sobre la llama de una vela por algunos segundos, luego júntalas y presiona hasta que queden unidas. Coloca la barra de labios sobre un plato y llévala al congelador del refri hasta que endurezca.

Diagnóstico: Cepillo del rimel lleno de grumos

  • Primeros auxilios: Aplica un poco de vaselina con tus dedos al cepillo y luego retira los restos de producto con un pañuelo limpio. Nunca lo laves con agua y jabón, ya que el jabón puede irritarte los ojos y el agua puede introducir bacterias al rimel.

Diagnóstico: Maquillaje derretido

  • Primeros auxilios: Si tu rubor líquido, delineadores o lápiz labial se derritieron dentro de tu cosmetiquera, dales forma nuevamente con tus dedos y mételos en el congelador toda la noche.

Diagnóstico: Lápiz delineador sin punta

  • Primeros auxilios: Si cada vez que le sacas punta al delineador, pierdes una gran parte de éste porque se queda atascado en el sacapuntas, la próxima vez coloca el lápiz en el congelador de diez a quince minutos antes de sacarle punta.

Diagnóstico: Polvo compacto o rubor con grasa en la superficie

  • Primeros auxilios: Toma un cuchillo de cocina limpio y retira esa grasita sobrante en tus productos, no lo hagas con los dedos.

One Response

Add a Comment