Secreciones vaginales.


secreciones

Tener cierta cantidad de flujo es normal, pero ¿cómo saber cuando el flujo indica algún problema? Aquí te lo decimos.

Como habrás notado, tu cuerpo produce cierta cantidad de flujo que está compuesto por una flora de microorganismos que se encuentran en equilibrio con nuestro cuerpo, ya que estos bichitos nos protegen de otros que sí podrían ser dañinos. Es así como estas secreciones vaginales nos ayudan a limpiar y a humedecer la vagina.

Por lo regular, un flujo normal es blanco o transparente, y puede mantenerse así o cambiar a amarillo con el aire; no tiene olor o si acaso tiene un ligero aroma como a sal pero no es un olor desagradable. Dependiendo de tu organismo, puede que unos días secretes más flujo que otros (especialmente a la mitad de tu periodo) y puede incluso presentar una consistencia más sólida, como clara de huevo, sin embargo, esto también es normal.

Es muy importante que estés al pendiente de cualquier cambio en tu flujo, ya sea de color, olor, consistencia y/o abundancia, especialmente si hay síntomas como comezón, irritación, mal olor o ardor, ya que esto puede indicar alguna infección vaginal que requiere la inmediata atención médica.

Evita.

  • Las duchas vaginales, ya que pueden eliminar la flora normal que te protege de infecciones.
  • Aplicar desodorantes o perfumes en tu vagina.
  • La ropa interior de materiales sintéticos que impiden la transpiración y fomentan la humedad.
  • Limpiarte de atrás hacia adelante (es decir, del ano hacia la vagina) cuando vayas al baño, ya que puedes llevar gérmenes que podrían ocasionarte una infección.

En caso de cualquier anormalidad no dejes de visitar al ginecólogo, pues, aunque estas infecciones sean comunes, si no las atiendes adecuadamente te pueden causar serios problemas.

5 Comments

Add a Comment