Suavizando las asperezas.



La piel de los codos, las rodillas y los talones de los pies suelen estar resecas y ásperas en cualquier época del año, pero con algunos productos naturales tú puedes erradicar este aspecto de tu cuerpo.

Talla rodillas y codos con la siguiente receta:

Mezcla un puñado de harina de avena y de salvado con 1/2 taza de agua de rosas. Humedece la piel y date un masaje sobre las áreas a tratar con la mascarilla y enjuaga. El polvo de café molido también es un aliado para eliminar las células muertas y estimular la circulación en los codos y las rodillas: sólo frótalo con movimientos circulares. Termina con unas compresas de aceite de oliva templado durante unos minutos sobre las zonas tratadas anteriormente.

Para unos talones perfectos toma una cebolla, pártela por la mitad y hazle un agujero en el centro, rellénalo con sal y déjala reposar seis horas. Luego, aplica el líquido que suelta con un pincel sobre las durezas de los talones. Verás como tus talones se olvidan de las durezas que los cubrían.

Para los pies es recomendable un pequeño remojón que ayudará a ablandar los callos.

  • 1 cdta. de sal gruesa
  • 2 cdtas. de aceite de almendras
  • 1 cdta. de jarabe de maíz
  • Hojas de menta

Mezcla la sal, el aceite de almendras, el jarabe de maíz y las hojas de menta en una tina pequeña, en la cual quepan ambos pies.
Agrega agua de tal forma que llenes el recipiente hasta el borde.
Revuelve suavemente hasta que todo quede perfectamente mezclado.
Sumerge tus pies durante 10 minutos en la tina y frota los callos con una piedra pómez.

Add a Comment