Sudoración excesiva.


Es un problema de lo más molesto y muy desagradable para muchas personas. Y se incrementa en verano. El sudor es un ‘daño colateral’ de las altas temperaturas, y hay factores que pueden influir a la hora de que lo padezcamos en mayor o menor medida. ¿Sabes cuáles son?

  • Sexo. Los hombres producen hasta un 50% más de sudor que las mujeres, que además tiene un mayor grado de acidez, dado que concentra más agua y menos grasa en el cuerpo, y sus glándulas apocrinas se concentran especialmente en genitales, axilas y zonas de mucho vello, como pecho y piernas.

  • Hormonas. En etapas de gran actividad hormonal, como la adolescencia o la menopausia, se comprueba un aumento de la transpiración.

  • Peso. Las personas obesas sudan más que las delgadas.

  • Dieta. Determinados alimentos (por ejemplo, los muy especiados, picantes, el café o el alcohol), estimulan la producción de sudor y pueden influir en su olor, al igual que las dietas basadas principalmente en proteínas animales.

  • Estrés. Las crisis emocionales disparan la actividad de las glándulas sudoríparas, especialmente las de la frente, las palmas de las manos, los pies y las axilas.

  • Hidratación. Las personas que beben al menos dos litros de agua al día sudan con más facilidad.
  • Medicamentos. Los antipiréticos, algunos antipsicóticos y preparados a base de hormonas pueden disparar la transpiración.

Add a Comment