También en el verano se cae el pelo.


Aunque por regla general es en los cambios de estación y, muy especialmente, durante el otoño, cuando más cabello se pierde, también en los meses de verano se produce este fenómeno. En verano actúan una serie de agentes externos que contribuyen a debilitar la estructura del pelo y del cuero cabelludo, como el sol.

Los rayos del sol provocan una inflamación microscópica y un debilitamiento del folículo piloso. También el cloro de las piscinas y la sal del mar, que contiene altos índices de yodo.

Toma nota de los siguientes consejos para que durante estas vacaciones, de la misma manera que proteges tu piel, cuides también tu cabello y así te evites algún que otro disgusto:

  • A la hora de tomar el sol, es muy recomendable aplicarse un protector solar capilar que actúe de barrera contra las radiaciones solares y proteja tanto el cuero cabelludo como el pelo.
  • En casa, utiliza champús y acondicionadores con filtro solar que protejan el cuero cabelludo y el pelo de los efectos nocivos del sol.
  • Igualmente es importante acostumbrarse a utilizar mascarillas capilares porque nutren y reparan el cabello tras esas ‘agotadoras’ jornadas de playa o piscina.
  • No es aconsejable lavarse el pelo todos los días con champú porque se deshace el manto hidrolipídico que protege el cuero cabelludo.

Add a Comment