Té: Fuente de Belleza


Té Verde

Es propio de china y Japón y de él se valora su poder para eliminar toxinas y prolongar la juventud. Contiene altos niveles de vitamina E, de polifenoles pertenecientes a la familia de las catequinas, con propiedades antioxidantes, anticancerigenas y antibioticas. Ya en el siglo XII era conocido en china por su extraordinario poder para prolongar la vida.

Sus principales propiedades para la salud son:

-Regula niveles de colesterol.
-Reduce el riesgo de problemas vasculares.
-Ayuda a controlar la presión sanguínea.
-Mejora los niveles de azúcar.
-Es muy diurético.
-Contiene gran cantidad de flúor.
-Retrasa el proceso de envejecimiento.
-Contiene teanina. Se ha demostrado que esta sustancia incrementa significativamente la efectividad de diversas medicaciones contra el cáncer.

Té Blanco

El té Blanco es el gran desconocido. Se produce principalmente en China, en las altas montañas de la provincia de Fujian. Procede de la misma planta que el té verde, pero solo se recogen los brotes más jóvenes, aún cubiertos del bello blanco. Una vez recolectado el té apenas se manipula, se le deja secar al aire y al sol, para que mantenga todas las propiedades de la planta. Es tan beneficioso como el té verde pero mucho más potente.

Contiene tres veces más profiteroles que el té verde, lo que le convierte en el antioxidante natural más potente que existe. Por otra parte este té por sí solo es bastante más eficaz que la vitamina C y la vitamina E juntas. Sus principales propiedades son las del té verde, pero potenciadas:

-Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de padecer cáncer y el riesgo de infarto.
-Baja los niveles de colesterol en la sangre, especialmente la lipoproteína de baja densidad (LDL). -Protege contra las caries.
-La actividad antioxidante del té supera al de algunas frutas y verduras.
-Previene infecciones.
-Fortalece los capilares.

Té Rojo

En la antigua china se le conocía como el “Té de los Emperadores” ya que sólo ellos podían consumirlo. Proviene de Simao, en el sur de Yunnan, provincia china cercana Birmania y Laos. El té rojo es un té verde almacenado durante mas de 50 años bajo tierra, en cavernas, en condiciones especificas de temperatura y humedad lo que le proporciona un sabor terroso. Además, es el té con menor contenido en teína, por lo que es el más recomendable para tomarlo por la tarde o por la noche.

Sus principales beneficios son:

– Ayuda a perder peso ya que acelera el metabolismo del hígado, favoreciendo la reducción de la grasa corporal y el colesterol.
– Diferentes estudios avalan su poder contra asimilación de grasas por parte del organismo.
– Depura y desintoxica el organismo.
– Refuerza el sistema inmunitario
– Tiene efectos antidepresivos.

Los orientales son los habitantes del planeta con una mayor esperanza de vida y la alimentación es una de las principales causas de su longevidad. La dieta oriental se caracteriza por el uso del té, al que consideran una fuente de juventud.

El té es él liquido más bebido en todo el planeta, no sólo por su agradable sabor sino porque contiene una gran cantidad de vitaminas y minerales. En mayor o menor medida, dependiendo del tipo, todas las clases de té contienen: polifenoles, vitamina A, vitamina B2, vitamina C, carotenoides, calcio, cromo, magnesio, manganeso, hierro, cobre, zinc, molibdeno, sodio, fósforo, cobalto, estroncio, niquel, potasio, aluminio, flúor, selenio y diversos aminoácidos. Su único defecto es que impide la absorción de hierro, limitando la capacidad de asimilación por el organismo de este mineral vital. Las personas con anemia deben evitarlo.

Add a Comment